jueves, 3 de julio de 2008

Todos los colores



Fue apenas una semana en Taramundi, en la extremadura occidental de Asturias, una semana viendo cada mañana desde la aldea de Lourido renovarse el curso del Turía, allá abajo, invisible entre la selva de los montes. Me traje de allí una navaja y cuatrocientas fotos. Fotos del agua, fotos del aire, fotos de la tierra y fotos del fuego. Fotos de las nieblas eternas sobre la sierra de Eiroá, de cascadas de seda, de paredes de pizarra y suelos de castaño, de los hornos de pan y de las fraguas. Después de revisarlas a conciencia durante estos últimos días quise presentar aquellas imágenes que mejor resumieran este aluvión de estímulos visuales. Las encontré precisamente en las fotos tomadas el último día de mi estancia: Miguel es el único niño, junto con su hermana de un año de edad, que vive en Lourido, hijo de la única familia que en él habita con carácter permanente. A Miguel le gustan las consolas y saltar a la comba, y si le tiras de la lengua cuenta sin darse importancia mentiras a medias con la apariencia de verdades completas. Por sus ojos pasan cada día todos los colores. El es el extremo desequilibrante, el enlace crucial, él es el quinto elemento.

21 comentarios:

  1. chico que texto mas bonito, que bien contado y cuanta pasión! me ha encantado lo que escribiste y la manera de hacerlo, es tan dificil escribir bien!...en cuanto a las fotos pues no se si son el mejor resumen pero sí que tienen esa belleza especial de los niños, inocencia y picardia a partes iguales, menudos ojos que tiene miguel, caray casi el unico niño del pueblo. feliz regreso amigo xuan

    ResponderEliminar
  2. Frotándome los ojos estoy para ver la nueva cosecha. No sabes cuánto me tira esa tierra occidental de la que provienen mis antepasados más cercanos. Al ver ese niño delante del muro de la casa de sus padres y de sus abuelos... me acordé de aquello que me decía mi abuela: "esta casa si qu`e una casa, estas si que son paredes, los amos qu`en`ella viven, muitos anos la conserven".

    Un saludo Juan. Bien aparecido, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido a tu vuelta.Sabia que sin cámara no estarías y poco a poco iras destilando tras dejarlas fermentar, las bellas imágenes captadas en estos dias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Lo primero darte la bienvenida. Me imagino que tendrás muy buenas fotos de estos días para tenernos aqui a la expectativa, seguro que si y mas viendo estas y tu historia, entrañable el muchacho. La zona de los Oscos es especial, yo me quede encantado cuando estuve en Abril, seguro que repetiré. Un saludo y lo dicho, bienvenido amigo Xuan.

    ResponderEliminar
  5. Ansias nos creas contando todo lo que te has traído en la alforja fotográfica, pero sin duda, este nuevo comenzar es buenísimo, la expresión de inocencia y los gestos tan bien captados hacen que ,junto a tu relato sobre el protagonista, deseemos conocer a esta pequeña personita y conversar con él un rato, como para depurar nuestras entrañas con ese aire fresco y limpio que rezuma en sus retratos ;-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. todos los colores están en los ojos y la sonrisa de un niño, en efecto.
    Buen regreso.

    ResponderEliminar
  7. hola como estaS?
    excelentes !!! fotos!!
    que buena historia la del niño!!

    gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. Precioso este texto, dando importancia a lo humano, a lo que aún queda en ese reino donde los colores reinan.
    Excelente.

    ResponderEliminar
  9. El niño habla con los ojos...
    Venga que me alegro que todo haya ido perfecto.

    ResponderEliminar
  10. El retratista del Arca4 de julio de 2008, 19:22

    Cómo me gustó la pinícula y qué bien abarca lo que siento cuando miro al mí fío, y a los demás, 'El Quinto Elemento'...
    Me quedo con la primera foto, un gesto que, sin duda, identifica a cierta rama de su familia. Ya sabes, lo típico de: 'ye igual que el-la su...'.

    ResponderEliminar
  11. Buen regreso, y por lo que veo despues de disfrutar de familia, espero que las hayas aprovechado con grandes fotos como la serie que nos muestras, preciosas las expresiones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Será el único neno del pueblo, pero ye guapo pa fartucar, y natural, natural. Supongo que será un futuro emigrante. ¿Qué vamos hacer? Esto ye Asturies.

    ResponderEliminar
  13. Hola Xuan, bienvenido.¿Resumiendo en la inocencia del niño, lo bonito de tus vacaciones?..que bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pensé, voy a ver un poco de naturaleza en estado puro (para desconectar de tanta burocracia) ahora que ya habíais regresado y realmente así ha sido. La chispa que desprende este niño lo resume todo.

    ResponderEliminar
  15. Una serie excelente, un niño con una expresíon muy fresca y divertida, no la has sabido mostrar muy bien, al igual que el texto fantástico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Que fotos tan lindas!!!! Precioso texto. Gracias por regalarnoslo. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Xuan,
    Bienvendio!! Tus retratos en b/n estan muy especial y muy buenas. Son llenas de vida.Y la vida es colorida, como un amigo mio siemper dice!
    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  18. Excelente texto, me encanta como la alegria y viveza de un ñiño puede mosrar tantas cosas, excelente la serie y la eleccion del ByN, el texto lo dice todo y la cara del niño tambien, no hace falta color.Saludos

    ResponderEliminar
  19. Xuan, tus palabras me han traído recuerdos de mi estancia en Taramundi, en la navidad de hace unos años, entre pueblos por los que parece que no pasa el tiempo, que no pasa nada...
    Y realmente es allí donde ocurre lo más importante...

    Me he permitido enlazar tu blog a nuestro país de las últimas cosas para que nuestros visitantes tengan la oportunidad de conocerlo. Si tienes algún inconveniente, no dudes en decírmelo.

    Un saludo y muchas gracias.

    ResponderEliminar

Archivo del blog