miércoles, 30 de julio de 2008

Lección descalza


Sé que es una batalla perdida y aun así persisto en el empeño. Desde hace tres años (tal vez cuatro, he perdido la cuenta) intento que las zapatillas de Nicolás permanezcan en sus pies, finalidad para la que fueron fabricadas y adquiridas. Sin embargo, una fuerza de repulsión aún no bien estudiada por la Física impide que pies y zapatillas se mantengan en contacto más allá del tiempo que tardo en abandonar la observación del fenómeno. El principio de incertidumbre de Heisenberg, aspecto esencial de la mecánica cuántica, establece que es imposible conocer de antemano la posición y el impulso de una partícula dada, ya que el observador con su observación introduce una variable que incide en el resultado. Pues bien, el fenómeno de las zapatillas de Nicolás parece responder a un principio inverso, conforme al cual es la falta de observación la que determina con total certeza el resultado, que será siempre de alejamiento proporcional al tiempo transcurrido.

Razones, premios, amenazas, castigos, seguimientos intensivos, cordones con nudo corredizo, todo ha sido inútil. No parece sin embargo que el vástago esté tratando de mantener un pulso con su progenitor. Más bien tengo la impresión de que mis órdenes sencillamente no alcanzan su objetivo: se quedan en el vestíbulo de su sala de mandos donde se van amontonando unas sobre otras hasta obstruir la entrada y allí esperan sine die ser recibidas en audiencia. Por otra parte, lo cierto es que tampoco tengo pruebas fehacientes de que la falta de calzado haya sido la causante de catarros, infecciones o cualquier otro perjuicio a su salud. Por el contrario, está demostrado que sin zapatillas se lee, se escribe y se piensa más rápido, más alto y más profundo.

Pero la cuestión es la siguiente: ¿cómo puedo ahora, después de tanto tiempo, claudicar ante el incumplimiento de esta norma seguramente inútil e inútilmente impuesta, sin ver menoscabada mi autoridad de forma tal vez definitiva? Se me dirá que una retirada a tiempo puede ser una victoria, o que la tolerancia y la sabia rectificación forman parte también del programa de enseñanza. Sí, ya sé, yo también me he leído los tratados de ética y los manuales de psicología. Pero lo cierto es que uno acaba siendo esclavo de sus propias leyes. Y si renunciamos al papel que nos toca interpretar, ¿qué nos queda entonces?

En fin. Obligado como estoy a velar por el mantenimiento de un orden vacío de contenido, me consuelo pensando que con su desobediencia Nicolás practica una tenacidad a la que aguardan mejores empeños.


34 comentarios:

  1. Hola Xuanrata, No se que decirte porque yo tengo el mismo problema. La unica diferencia es que Hugo tiene 4 años y aún me queda la esperanza de conseguir que no ande todo el dia descalzo por casa.
    En cuanto a las fotos, la primera me parece buenisima y en la segunda me sobran los pies que aparecen en la parte de arriba, aunque no se si los has sacado a proposito.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. Debemos de padecer una pandemia generalizada. Mi hija Paula, de 8 años, a pesar de que intento lo contrario siempre acaba descalza por casa. Da lo mismo que sea invierno o verano, sus pies permanecen calzados el tiempo que ella está transitando por la calle, pero en cuanto llegamos al coche...
    De tus fotos si tengo que elegir me quedo con la primera.
    Salut i bona llum !

    ResponderEliminar
  3. Creo que la mayoría de los que somos padres tenemos el mismo problema....¡nuestros hijos van descalzos!.
    A mi también me gusta mas la primera, las baldosas en diagonal con las zapatillas en primer plano marcando un punto de fuga hasta llegar a Nicolás, es una convinación perfecta.

    ResponderEliminar
  4. De niño en verano usé zapatillas exactas a esas y estaban mas tiempo colgadas en mi hombro o en cualquier sitio que en mis pies.Hay un vestigio ancestral en el organismo o en la psique humana,posiblemente unido a otros como la posición fetal al dormir o la muela del juicio,que a partir de cierta edad nos provoca obsesión con que los niños no vayan descalzos.En el fondo tambien nosotros quisiéramos ir descalzos pero no nos atrevemos.Por eso inventamos las chanclas que son como un descalzo virtual,un sucedáneo de pie desnudo.Cuando en verano llenamos las calles de pie enchancletados no solo buscamos vencer al calor sino exhibir una libertad que,por otra parte hace tiempo que perdimos,pues dejamos de ser ese niño que descalzo vivia plena y despreocupadamente.
    A mi de todas formas me sigue apeteciendo andar descalzo y recuerdo aún las retahilas de mi madre sobre lo malísimo que era ir descalzo.
    Tus fotos siempre hacen pensar.

    ResponderEliminar
  5. Primero, me gusta el b/n en ambas, pero me quedo definitivamete con la primera.

    Y pues me hacen reir tu y tus comentaristas con esos dramas; les diré que no hay cura ni solución. Mis hijas ya son grandes, la menor ya tiene 20 y todavía... lo único que ha funcionado (para tranquilidad de mi consciencia materna) han sido esos calcetines gruesos con la planta llena de puntitos de goma en el invierno y si circula por casa sin zapatos sé por lo menos que no habrá constipado.

    Bueno, mejor no digo nada porque yo soy feliz cuando estoy descalza...

    ResponderEliminar
  6. Dos cosas, como profesional, os recomiendo que practeis la conducata de extinción, y es hacer caso omiso, cuanto más insistais en erradicar una actitud... más reforzada se verá la misma. Cualquier tipo de reacción puede ser un refuerzo en sí mismo, aunque para nosotros sea un refuerzo negativo... no deja de ser refuerzo. Premiar la conducta que considereís correcta. Perdón por el rollo, pero...defecto profesional??

    Por otra parte... debo de ser una "niña" ya que... en según qué superficies... porqué no andar descalzo?, porque no estar más en contacto con la tierra, con las sensaciones que se generan en la planta del pie... desarrolla una mayor sensibilidad cuatánea, una mayor sensación de propioceptividad personal. ( Tiene un libro en las manos... eso si merece un premio hoy en día)

    Sugerencia:
    Camina descalzo por un cesped tras la lluvia, por unas baldosas asperas, por tierra de barro incluso, hazlo sintiendo , con los ojos cerrados. Proponerselo así a los nanos. O descubren sensaciones, o piensan que papi se ha vuelto loco y dejan de hacerlo por evitarse la filosofía casera de sus progenitores!!!


    La foto me gusta, más la primer, estoy con David, el punto de fuga me hace ver los dos elementos en forma de camino... Las zapas me acompañan hasta Nico.

    ResponderEliminar
  7. Ayer, sin ir más lejos, no pude evitar quitarme las manoletinas para pisar la hierba recién cortada...
    :)

    ResponderEliminar
  8. Yo me quedo con la segunda foto, porque contrasta la libertad del niño contra la rigidez del par de zapatos puestos. En el caso de andar descalzo por la casa, yo soy el que le da trabajo de mama a mi esposa, porque me encanta caminar sin zapatos (aunque no todo el tiempo). Asi que mi esposa te comprende a ti y yo comprendo a tu hijo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Querido amigo, esta entrada me gusta en especial por que yo sufro y he sufrido lo mismo que tu. Yo como tu he aburrido a mi hijo con la intensa frase de "Daniel ponte las zapatillas" pero a sido inútil, el siempre ha preferido hacer las cosas descalzo.
    Al ir leyendo, esperaba una solución, pero veo que no, que o le sigo aburriendo con dicha frase o empiezo a ceder y pensar que si el lo desea así es por algún impulso suyo a sentir los pies descalzos.
    A lo mejor deberíamos hacer lo mismo que ellos descalzarnos y sentir todo lo que hacemos en nuestros pies, a lo mejor así ellos decidían ponerse las zapatillas.
    Las fotos estupendas.

    ResponderEliminar
  10. El que barre el suelo del Arca31 de julio de 2008, 11:01

    Como niño obediente que fuí, algo queda, no sólo me ponía las zapatillas (incluso las que llamaba mi madre 'descalzas', esas chanclas para casa), incluso tenía que ponerlas encima de las 'balletas' cuando entraba en una habitación impolutamente encerada.
    Desde que camino por mi propia casa, ya hace años, lo hago siempre descalzo. En invierno quizá con calcetines, nunca con zapatillas. Así que no insisto al ver a Noah permanentemente descalzo, como yo. De nada sirve eso de 'haz lo que te digo y no lo que hago'. Además, es como mejor se está.
    Las fotos geniales.

    ResponderEliminar
  11. curioso tratamiento el que le das a las fotos, me gusta y la composición más...

    ResponderEliminar
  12. Felicito a Nicolás de todo corazón. Las zapatillas son artificios inventados por blandengues, si, y nosotros nos aferramos a las tradiciones sin ponerles ni un poquito de pensamiento reflexivo al respecto. El que está dando la lección es Nicolás... algo que es muy importante. Los manuales de psicología son eso manuales, no verdades.Todos intentan vender su idea...No hay nada comparable a caminar descalzo y sentir los pies libres en conjunción con un alma igualmente libre. Bien por la fotos.

    ResponderEliminar
  13. A veces pienso que no se como podia ir descalzo todo el dia cuando era un niño, pero el tiempo corrije esas cosas.
    Para ru consuelo, por si sirve de algo, el niño tiene un libro en las manos y seguro que lee.
    La foto primera buenisima, no se si es una clave alta o un alto contraste, pero el resultado es muy bueno, como nos tienes acostumbrados.
    Siento no poder pasar mas a menudo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Duas imagens bem conceptuais, gostei das perspectivas e deste teu excelente olhar sobre a leitura.

    Grande abraço com amizade.

    ResponderEliminar
  15. Después de leer todos los comentarios, veo que la mayoría de los niños andan descalzos, la mía también, ¿cómo no?
    ¿No habéis pensado que tal vez son ellos los que llevan la razón, y nosotros nos equivocamos al ir siempre calzados? La verdad es que es muy placentero andar descalzos por casa.
    Por lo demás, creo que lo que te dice "vive malabar" es muy acertado, cuanto más insistas, peor.
    Un abrazo y ya nos contarás si lo lograste.

    ResponderEliminar
  16. Mis hijas tanto van descalzas como deciden calzarse las botas de agua en pleno agosto (en Alicante)... Yo creo que lo hacen para fastidiar, básicamente. Puesto a elegir entre ambas opciones, prefiero que vayan descalzas en invierno a que se calcen en verano hasta las rodillas. Intento hacerles comprender que los pies son especialmente sensibles a los cambios de temperatura, pero son demasiado pequeñas para otra cosa que poner cara de haberme entendido cuando, en realidad, no se han enterado de nada ¡Estos locos bajitos!

    ResponderEliminar
  17. jajaja que gran post!! ya sabia yo que a ratos vivo en el pais de nunca jamás, a mí es que me encanta andar descalzo aunque los 4 y los 8, incluso los 20 años me quedan ya lejanos y un señor como yo echo y derecho quizá deberia esforzarse pelín más, pero bueno es lo que hay. Es curiosisima la buena coleccion de comentarios comentando tales intimidades con sus respectivos vástagos, bueno me sumo al consejo profesional y además intentaria que el gran Nicolás no se calzara para nada, empezaria por el primer paseo, zapatillas al bolso y tu diciendole, venga vamos al parque que llegamos tarde. por supuesto no puedes abandonar no es lo que corresponde, mas bien agudiza el ingenio que estás sobradamente preparado amigo Xuan. ME gustaria saber como le sobornaste para que te dejase hacer esas fotos. sonrientes saludos te dejo

    ResponderEliminar
  18. Tecleo descalzo, estoy con Nicolás.
    Por supuesto si me preguntan diré que se tiene que poner las zapatillas.
    Foto espacial magnífica.

    ResponderEliminar
  19. Hola Xuanrata! Buenos instantes captas. Bueno, yo todavia no tengo hijos, aunque no tardare mucho (tanto mi mujer como yo tenemos ganas). En cuanto a la foto, me quedo con la primera, tanto por la composición, el encuadre y el juego de las lieneas de las baldosas.
    PD: pongo un link a tu blog desde el mio si no te importa.

    ResponderEliminar
  20. que bonita prosa. que placer haber encontrado tu blog. Yo aùn sigo andando descalza -aunque con 25 años-ya mis viejos no me dicen nada. Qué placer sentir el frio de las baldozas, la calidez de la madera, la suavidad de la hierba.
    cariños

    ResponderEliminar
  21. Dos buenas fotos... en una situación perfecta... un niño sentado en el suelo... leyendo y descalzo...
    A todos en casa nos gusta ir descalzos...
    Andar descalzo, sin sentir la tierra se perdería gran parte del placer de caminar...
    Nosotros disfrutamos todo, desde la sensación rugosa y áspera de la arena gruesa, hasta la suave y húmeda del musgo en los árboles caídos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Xuan me has hecho pasar un gran rato no solo viendo las fotos de Nicolás sino leyendote jaja, me suena, muchísimo, tengo un príncipe que únicamente utiliza calzado para salir a la calle y en ocasiones me ha preguntado si podía salir descalzo, no desesperes, en cuanto a los resfriados, infecciones, etc... yo llegué a la conclusion de que llegarían a ellos aunque no se descalzasen.
    Me encantó esta entrada pasé un rato muy agradable, ah¡¡lo mejor verle delante de un libro.
    Besitos desde mi mar

    ResponderEliminar
  23. Me gusta mucho la primera toma, buena composicion.
    No se porque es tan generalizado esto, el mio de momento no se las quita pero no le hace gracia que se las ponga.Saludos

    ResponderEliminar
  24. Yo de pequeño, y aun ahora, me gusta andar descalzo. Y en algunas ocasiones, causa dolor, pero en otros, es todo un placer.

    Pero algo es cierto: le tienes que mostrar al niño el por qué no debe hacerlo, pero no sólo con la palabra, sino haciendo que él mismo lo descubra, que se dé cuenta del porqué, sin que lo vea como una mera ley extrínseca sinsentido, para que lo asimile no por imposición sino por convecimiento, por certeza.

    Por que si bien es genial andar descalzo, también implica riesgos y no es muy educado, aunque ésto último depende de las costumbres.

    saludos!

    ResponderEliminar
  25. A mí me pasa algo parecido con un alumno de la escuela, y nada tiene que ver con las zapatillas, sino con la espantosa costumbre de llamar a la maestra (yo) con un sonoro tortazo en el brazo en lugar de por su nombre. Y cuanto más se lo digo, menos caso me hace, el "marditamadre" como decimos aquí.

    ResponderEliminar
  26. En ocasiones algo tan simple como llevar la contraria sirve para reafirmar los propios convencimientos o simplemente se trasforma es una realidad para seguir llamando la atención. Hay pies que han nacido para seguir descalzos y vidas que fluyen por cauces incomprensibles para la mayoría de las personas.
    La buena voluntad no esta a expensas de los buenos deseos. De todas maneras, el contacto con el suelo… aunque este sea sintético, siempre es una manera de sentir la naturaleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Teneis razón. Está muy bien andar descalzo. A mi por lo menos me gusta mucho, y la razón es que ODIO ATARME LOS CORDONES.

    Y leer me sale de naturaleza.

    ResponderEliminar
  28. No esperaba una manifestación en mi favor, pero algún que otro apoyo no hubiera estado de más.

    Todo esto es una confabulación. No son ustedes gente seria.

    ResponderEliminar
  29. Es una batalla perdida. Lo sé por experiencia. Para no aparecer como derrotado, encontré solución intermedia en los calcetines antideslizantes. No veas qué gama hay...

    ResponderEliminar
  30. Me gusta muchisimo la primera foto!

    .... mmmhhh .... no tengo hijos, por eso no digo nada!

    ResponderEliminar
  31. Xuan, dale un premio cuando las tenga puestas y de resto no le prestes atención, mientras no haya un clavo, un vidrio u otra cosa que lo amenace, déjalo que siga en contacto con su otra madre...la tierra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Hola Xuan,

    La verdad es que lo que propones no es sencillo. Por una parte, claudicar en tu voluntad de imposición (para que negarlo, intentas imponerle a tu niño una conducta!) te llevaría a pensar (cosa que tampoco está demostrado que él vaya a interpretar del mismo modo) que te estás auto-desautorizando (ups! qué cacofónico!). Pero por otro lado, no tienes base empírica suficiente para afirmar que el que ir descalzo sea nocivo para el chico.

    Tienes un claro conflicto entre su beneficio y el tuyo propio.

    Podrías adoptar una postura intermedia: decírselo, sin insistir demasiado y dándole razones de por qué sería conveniente que llevara los zapatos (sin imponerselo) y tener algo de paciencia: pronto este 'problemilla' dejará de tener sentido y otros propios de la adolescencia llegarán.. y lo reemplazarán. Créeme.

    Suerte!

    ResponderEliminar
  33. passionné par sa lecture, deux images parfaitement composées.

    ResponderEliminar
  34. Pensemos que alguna batalla tenemos que perder con ellos y mejor que sean estas sin contenido.

    A veces yo también me pregunto si las imposiciones más difíciles de conseguir son las carentes de sustentación ó es su incumplimiento el que menoscaba el sentido de la misma.........

    ResponderEliminar

Archivo del blog