miércoles, 5 de octubre de 2011

Contemplativa migratoria


                        Esperar
                        hasta que nadie me espere
                        y solo entonces
                        volver
                        como si fuera posible.

                        No esperar
                        sino la luz sobre las cosas
                        y mientras tanto
                        fotografiar
                        del tiempo invisible
                        cada una de sus formas.

                        Deletrear
                        trescientos sesenta y cinco
                        una vez más
                        enumerar
                        lluvia, hierba, arena
                        y tantos otros incontables.

                        Nombrar
                        con infinitivos,
                        callar
                        para escuchar
                        nada más que el contrapunto.

                        Descender
                        la curvatura del bostezo
                        y descender
                        aún
                        hasta la íntima armonía del latido.

18 comentarios:

  1. Hombre, amigo!
    ¡Qué alegría!
    Ahora mismo te añado a favoritos otra vez.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Mientras estemos y el retorno sea posible, la magia del reencuentro provoca alegría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena declaración de intenciones migratorias, una alegría volver al calendario.

    ResponderEliminar
  4. ay vuelves? por favor que alegría para la vista!!

    ResponderEliminar
  5. Bonita foto para unas excelentes palabras.

    ResponderEliminar
  6. Guapa, guapa, guapa.

    Lástima ese corte por arriba, pero da igual, es sensacional.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Esa curvatura, como bien dices, en el aire.
    Qué foto.

    ResponderEliminar
  8. No es fácil llegar a la intensidad desde lo más simple. Esta fotografía lo consigue.
    Enhorabuena y un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso como todo lo que haces, poeta visual. Bienvenido, bienvenido, bienvenido !!!!

    ResponderEliminar
  10. Halaaaaa, derroche de sensibilidad en foto y maestría y sentimiento en el texto, qué 2ª entrada más buena, Xuan, magnífica.

    "Agudeza en el espíritu
    para captar los instantes,
    el alma preparada para volcarse,
    que unidos foto y texto
    hacen juntos un bello paraje
    en el que deambular sin prisa
    disfrutando de cada uno de sus rincones.
    Deleite para los espectadores,
    placer para los sentidos,
    orgullo de tenerte como amigo,
    admiración por tu intelecto,
    y alegría de haber un día llegado a conocerte...gracias, Xuan,
    por tanto arte."

    Un fuerte abrazo, amigo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  11. sera cosa del otoño, de las migraciones, de tus palabras... no sé... el caso es que me deja cierto sabor a melancolía...

    ResponderEliminar
  12. Bienvenido de nuevo. La verdad es que se te echaba de menos. Es lo que tienen los blogs, que se crea una especie de comunidad virtual, y cuando uno falta, se nota.
    Me alegra tu vuelta.
    Nos vemos!!

    ResponderEliminar
  13. enumerar los incontables, parece-me uma tarefa urgente e ninguém como tu para a fazeres com competência e elegância...

    ResponderEliminar
  14. Celebro el descenso. Gracias por deletrear.

    ResponderEliminar

Archivo del blog