martes, 24 de abril de 2012

Hermanas



De la primera logré una generosa sonrisa seguida de un desde luego que no, y ahí me quedé, con el gesto suspendido. Abordé a la segunda y me dio un sí tan inmediato, tan automático, que me pareció más cercano a la indiferencia que a la verdadera afirmación. La entrevista con la tercera se saldó con un tal vez apenas audible que sonaba entre un no diferido y un sí extemporáneo. La última, seguramente avisada por las otras, me espetó mi propia pregunta antes de que yo pudiera abrir la boca. De este modo me quedé más o menos como al principio, pero eso sí, con plena certeza sobre su parentesco, ya que solo cuatro hermanas podían ser tan parecidas y tan distintas al mismo tiempo.

26 comentarios:

  1. Tu pie de foto me recuerda a los bailes antiguos cuando el hombre pedía de bailar a las muchachas que esperaban en fila y aunque les apeteciera bailar tardaban en decidirse por no parecer demasiado ansiosas, creo que tendras que dar una segunda vuelta, tal vez esta vez si accedan y entonces no sabras con quien quedarte.
    Iguales pero diferentes los reflejos y sombras que poco basta para hacernos diferentes naciendo de la misma cosa.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien vistas estas hermanas, cada una con un gesto diferente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si las hermanas quieren parecer distintas, capaces son. Lo malo para ellas, es que uno ya sabe la realidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Entrevista con los fantasmas, el sonriente, el atónito, el confuso y el enfurruñado. Hamlet intentaría alargar la mano hacia estas calaveras de luz para declamar un reflejo de su ser o no ser… hermanas, he aquí la fotografía (siempre sorprendente).

    ResponderEliminar
  5. todo puede ser tan igual, como diferente, según el cristal con que se mire
    saludos

    ResponderEliminar
  6. genial porra. um grande posto (subida), posto aqui.

    abrazo compañero

    ResponderEliminar
  7. Un bello concepto e idea.
    La simbiosis de imagen y texto o viceversa es muy buena. Me gusta la plasticidad visual de las luces y las sombras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una toma excelente que además has acompañado con un texto descriptivo y aclarador.
    Un buen b&n.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Creo que si, en vez de en grupo, las hubiese interrogado por separado, habría obtenido un rotundo sí de cada una de ellas; pero la influencia de la mayor hizo mella en las demás y aunque todas deseaban complacerle ninguna se atrevió a contrariar a la mandamás.

    ResponderEliminar
  10. Me ha recordado a los cuentos que me contaban de chica: un rey que tenía cuatro hijas....

    ResponderEliminar
  11. Mientras no sean Hermanitas de la Caridad que te llevan al huerto con sus sonrisas angelicales y luego...
    Besos, Poeta.

    ResponderEliminar
  12. Jeje, no parecen que sean hermanas, incluso una sonríe y la otra hace la burla.

    Muy bien vistas esas sombras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las cosas y objetos, acostumbradas a pasar completamente desapercibidas para los humanos, tienen todo tipo de reacciones, como cualquier persona, cuando se dan cuenta de la atención del fotógrafo. Sorprenderlas en su vida cotidiana nos regala otros mundos en éste mismo.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta este juego de luces y sombras, al principio me parecían caras, como las caretas de teatro griego, luego al fijarme me di cuenta de que no !

    ResponderEliminar
  15. Detallista y original toma.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  16. Ingeniosa entrada, enhorabuena, me gusta mucho. :-)

    Y si me permites un apunte, ¿que tal un formato panorámico? Al estar tan justo por los extremos y al ser una secuencia de cuatro quizás pudiera sentarle bien. ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pura luz. Si hubiera vuelto una hora más tarde, habrían vuelto a cambiar... Condición de hermanas.

    ResponderEliminar
  18. He seguido el consejo de
    Minimal y compruebo que llevaba razón. Gracias, compañero.

    ResponderEliminar
  19. Te prometo que la miré mucho tiempo y muchas veces. La inquietud que me producen estas imágenes me desconcierta y me quedé sin nada que decir.
    Ahora lo comprendo. Querías decirme Nada. Eso era lo que querías, tan solo estar y que te mirara. Desconcertarme, hacerme sentir.

    ResponderEliminar
  20. Vivimos en una burbuja mágica. Esperemos que no nos la quite nadie.
    Se está como en los cielos.

    ResponderEliminar
  21. Que buena publicación hermanas con real autenticidad. un saludo.

    ResponderEliminar

Archivo del blog