lunes, 4 de junio de 2012

Duermevelas

Gijón, Asturias

Perfiladas entre las aristas de los edificios, las primeras luces del día van fundiendo la niebla con la precisión de un soplete. Cuando alcanza su umbral de resistencia, la bruma cristaliza de repente en transparencia pura, tanta que niega el aire y uno tiene la sensación, más aún, el convencimiento de que ya no hay distancia entre los sentidos y los objetos y el paisaje, porque la escena se ha vuelto tan real, tan palpable como una fotografía. Precisamente por ello, ahora la cámara está de más y aunque sigues disparando sabes de sobra que la única fotografía que sirve es la anterior, aquella en la que los barcos todavía guardan entre la niebla alguna posibilidad de travesía.

27 comentarios:

  1. Um ambiente intrigante, como saído de uma das tuas histórias.

    ResponderEliminar
  2. Entre las distintas formas en que nos enriqueces con tu arte, a mí hoy me has proporcionado una escenografía que enriquece mi lectura de los cuentos de misterio de Jean Ray, con tal detalle y puntualidad que me resisto a pensar que tal suceso sea casual.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero que veo son esas farolas que me llevan con tranquilidad hacia el fondo de la imagen y me descubren esa luz recién nacida que da amplitud a la toma y me permite verla en su totalidad.
    Excelente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Allí donde anida la niebla me hace sentir bien. Quizás por aquello de desvanecerse entre la misma volviéndose uno más etéreo de lo que realmente es. Tu imagen me ayuda a navegar entre la misma frontera de lo irreal y lo soñado. Que no por ser onírico es menos cierto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. un presente para los que se animan a madrugar

    ResponderEliminar
  6. y esta foto tambien vale, no me sea usted modesto. es una preciosidad, de esas que bordas y que de cuando en vez nos regalas. a mi me parece un trabajo muy fino.

    como siempre tus textos son la mejor compañia, nos hacen ver casi lo mismo que el fotografo y eso es maravilloso.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Está preciosa, el carácter onírico que posee es muy interesante, me gusta el resultado, enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. cada día mejor, textos y fotografías... bufff.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto e importante guardar la distancia entre lo real y el sueño para poder dejar que vuele a sus anchas la imaginación.
    En caso contrario la realidad nos destruiría porque no se puede vivir sin los sueños.

    Aunque a pesar de todo, la niebla me da un poco de miedo. Como tratar de adivinar el futuro del que no sabemos tan siquiera cómo será el siguiente instante.

    ResponderEliminar
  10. Cuantas veces prefiero esa sensacion de desazón, de desorientación que produce la niebla al paisaje trnasparente en el que la fantasía se termina!
    Hasta que llega el punto de inflexión, ese momento en el que "los barcos todavía guardan entre la niebla alguna posibilidad de travesía!.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Difícil añadir algo nuevo a lo ya dicho. Destacaría, entonces, el elcuadre ortodoxo y perfecto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Un amanecer brumoso es un espacio que te remonta hacia los temores que uno lleva más adentro.

    ResponderEliminar
  13. Intrigante y bellísima imagen. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Preciosa!!! me encanta la composición de esta foto y el efecto !! una pasada!. Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Ufff, lo que daría yo por captar una atmósfera como esa...
    Qué buena, parece una ilusión, un sueño.
    ¡Me gusta!

    ResponderEliminar
  16. Asombrado, asombro, asombrarse...Debería existir una declinación especial para el asombro cuando nos enfrentamos a tus fotografías y a tus textos. Poeta y fotógrafo (¿poetógrafo?, ¿fotopoesía?). Se me están acabando los adjetivos: tendré que repetirme.

    Un abrazo, Xuan

    ResponderEliminar
  17. Y sobre la barandilla, el equilibrista empieza la travesía.
    Besos, Xuan

    ResponderEliminar
  18. espectacular luz y sombra...hermosísimas!!

    ResponderEliminar
  19. Deliciosa fotografía...la mar de visual!
    Cordial saludo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  20. Douceur, mystère et ambiance de roman policier / roman noir.
    Très beau!

    ResponderEliminar
  21. Hermosa fotografía, Xuan. Me gustan así...lúgubres...preciosa.

    ResponderEliminar
  22. Sencillamente mágica.
    Se siente el oleaje que menea los barcos.

    ResponderEliminar
  23. Creo que ya te dije lo que te dije, pero vuelvo a decírtelo, para que no olvides que un día lo dije y hoy de nuevo te lo digo: No serías mejor pintor con el pincel de lo que lo eres con tu cámara. La simbiosis entre tú y ella es tal que su objetivo sabe perfectamente lo que quieres, lo que estás viendo, más allá de tus ojos, muy adentro de tus sentimientos. Se diría que formas parte de esa atmósfera misteriosa y envolvente que regala la niebla, te integras en ella, para ofrecernos imágenes tan bellamente sublimes como ésta.
    Sinceramente, desde el privilegio de la AMISTAD, me siento muy orgulloso de tenerte como amigo,tus letras y tus fotos, son testimonio diáfano de la sensibilidad que anida en tu interior, y que se proyecta en calidez humana, la misma con que abrazas a quienes tenemos la suerte de tenerte cerca, aunque sea virtualmente.
    Gracias por esta belleza, Xuan, gracias por tus letras, por ser como eres.

    Un fuerte abrazo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  24. Cuando me asome a esta foto me pareció adentrarme en la Isla del Tesoro, no se porque, pero me recordó un pasaje en el que se habla del muelle y lograste transportarme con tu imagen y tu texto. Me encanta.

    ResponderEliminar

Archivo del blog