viernes, 12 de octubre de 2012

La medida del tiempo

Mondoñedo, Lugo           


En el escaparate de la vieja tienda de la vieja plaza de la vieja ciudad, capital de una provincia que ya no existe, se reúnen diversas herramientas de la era mecánica prestigiadas por el ámbito selecto que conforma la vitrina y por la antigüedad, esa categoría que expide certificados de nostalgia: máquinas de escribir, relojes de bolsillo, cámaras de posguerra y hasta un microscopio con estuche de madera para que descanse en paz el escrutinio sin fin de la mirada. Esa confusión, esa cierta promiscuidad de los instrumentos, su diálogo callado, producen en el fotógrafo que se asoma una pequeña revelación: es posible que no hayamos sabido asignar a cada uno su auténtica función, la que les otorga sentido. Por ejemplo, quién si no el reloj para tomar las mejores instantáneas, para retratar verdaderamente al tiempo y su sustancia: intervalo, transcurso, cuerpo sin rostro, cifra, viento. En cambio si buscamos un instrumento de precisión, nada como la cámara para medir el tiempo en cada una de sus diversas magnitudes: su peso, su intensidad, su profundidad, su temperatura, su precio. Se va el fotógrafo pensando que de hecho ya hace tiempo que lleva la cámara ajustada a la muñeca. En cuanto al reloj ahora no puede evitar sentirse retratado cada vez que consulta la hora, así que decide guardarlo en un bolsillo de la mochila mientras continúa paseando por la antigua capital de una provincia inexistente. 

19 comentarios:

  1. Muy original, diferente...

    Abrazotes

    Noemí

    ResponderEliminar
  2. ¿cuántas fotografías hay en esta foto?, esa superposiciòn de imágenes y de tiempos que como en tu texto nos cambia todas las perspectivas y cada cosa troca su ser para convertirse en la otra mediante el milagro de la imagen y la palabra. La locura de los tiempos.Encanta y sorprendida.

    ResponderEliminar
  3. Genial, Xuan!! me encanta este post, fotografía y texto!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Los objetos son multifuncionales y lo has captado muy bien en esta foto.

    ResponderEliminar
  5. La locura de un tiempo que constantemente nos recuerda que somos efímeros. Preciosa imagen-retrato.

    ResponderEliminar
  6. En esta época de falta de certezas y confusión de roles, cobra especial sentido tu impactante imágen de reflejos cruzados y dudas permanentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una delicia de fotografía llena de sorpresas por todos los rincones

    ResponderEliminar
  8. preciosa imagen asi como tus palabras. He creido reconocer el tic-tac del lugar pero no voy a ser impertinente, seguramente estaré confuso, como esos reflejos, pero estoy casi seguro, ...pero si dices que no existe llevarás razón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Como mj he visto muchas fotografías en esta fotografía, multitud de tiempos en un instante. Luego al leer el texto por un momento he creido entender, tenerlo claro.
    Menos mal que nos haces saber que ese paseo y esta foto están tomados en la capital de una provincia inexistente. Así he regresado, de nuevo, y más tranquilo al territorio de la incertidumbre.

    ResponderEliminar
  10. chico me has dejado sin aliento. como me gustan tus escritos, historias breves y certeras, y como siempre me acompaña la eterna duda de qué ocurrió antes, ya sabes, el click o la pluma.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La paradoja del tiempo se manifiesta en la intemporalidad de su transparencia.

    ("Como decíamos ayer...": Silencio no significa olvido. Sigue intacta mi gran admiración)

    Un gran abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
  12. Y qué función es la de esa maquinaria de columnas, qué mide, en qué universo,...

    ResponderEliminar
  13. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  14. Una foto muy original. Me gusta el resultado. Bien vista. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Como fantasmas de otra época, aún son capaces de conmovernos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Yo ya no sé qué tiempo es este.
    Qué maravilla de reflejos.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta como dices lo que dices, bien sea con palabras o con luz.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  18. una fotografia de lo mas inquietante,me gusta como lo has visto
    Salud

    ResponderEliminar

Archivo del blog