viernes, 7 de diciembre de 2012

Remolino

                                                                                                                                                        Pozo Mouro, Villayón - Asturias


Yo no sé si es cierto todavía eso que dicen de que el roce hace el cariño, pero cuando murió el molinero y volvió a su cauce la corriente abandonando a su suerte las entrañas del molino, qué poco tardaron en quebrar sus engranajes y exiliarse cada una de sus piezas para que pudiera la piedra regresar al río y el agua bailar la danza que la forma de la piedra encierra. Desde entonces en el Pozo Mouro una humedad pulverizada cubre cada poro como el polvo de la harina bañaba las paredes del molino. Y nos preguntamos qué ignorado cereal es el que aquí y ahora se tritura y qué hacer con todo este frío en que se nos han ido convirtiendo los minutos. 

23 comentarios:

  1. Poético y lleno de nostalgia de tiempos pasados.

    ResponderEliminar
  2. Wuauuuuuu, wuauuuuuuu, ¡qué preciosidad de captura!...Qué hermosura!...Qué bonitaaaaaaaaaa!!! Muchas felicidades... una foto maravillosamente hermosa...me encanta ¿se notó?...Pues me he quedado corta...

    Abrazotes

    Noemí

    ResponderEliminar
  3. Yo me pregunto a donde llevará ese remolino, que se esconde en su epicentro que tanto atrae, seguro que la piedra va acercándose poco a poco para descubrir el secreto, quizás el secreto lo lleve ella misma en su centro, de todas maneras preciosa foto que invita a meterse aunque el tiempo no lo permita.

    ResponderEliminar
  4. Un remolina que después de todo tal vez anda buscando a aquel molinero que murió sin dejar claro a que lugar se dirigía.
    La foto es espectáculo puro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Se convierten en lu y palabras gracias a ti, Xuan.
    Artista, chiquillo, poeta.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  6. Una brillante composición de este paisaje mágico.
    Excelente foto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pedazo fotón, menudo remolino te has sacado. Geniallll. Un saludo. Por cierto el texto muy acertado.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, realmente preciosa foto.

    ResponderEliminar
  9. Realmente mágica esta fotografía, todos los adjetivos se quedarían cortos.
    Un abrazo y gracias por comentar en A TRAVÉS DE MI :))

    ResponderEliminar
  10. Muy buena Xoan!! todo un acierto el escojer una velocidad baja. Nitidez y saturación exquisitas. Una foto impresionante de un paraje encantador. He estado viendo tus trabajos y son fascinantes. Te sigo Xoan. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. El roce hace el cariño. También lo deshace... El agua sabe dónde estaba el molino, sin duda.

    ResponderEliminar
  12. Cuando eres capaz de ver de la forma que tú lo haces, no diré que la realidad supera a la ficción sino que la realidad y la ficción forman parte de un mismo universo para el que, una vez más, te agradezco que nos muestres la puerta.

    ResponderEliminar
  13. una toma de sueño! MARAVILLOSA!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Con la harina distinta de todo ese frío cueces instantes de dorada belleza. Tu panadería es cosa de frecuentar y de agradecer, Xuan.

    ResponderEliminar
  15. Como el epicentro de algo mágico en un bosque encantado ...
    De cine!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. La imagen es hermosa, pero el texto multiplica su valor. Buen maridaje entre imagen y palabra. Hay sinergia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. El alma del molinero perdura aquí en esta belleza de instantánea y en nuestra mirada.... Abrazos, Edu

    ResponderEliminar
  18. Qué preciosidad, parece un desague que nunca terminará......

    ResponderEliminar
  19. Me parece una foto fascinante y misteriosa a la vez!!!!
    Christine

    ResponderEliminar
  20. Un bosque mágico, fantástico y una historia tan poética!

    ResponderEliminar

Archivo del blog