martes, 28 de agosto de 2012

función disuasoria



Fue un día feliz aquel en que perdió sus púas la alambrada.
Hoy observo con desconcierto que allí donde antes se agarraban los tallos ahora crecen flores pautadas.


martes, 21 de agosto de 2012

el tiempo entre paréntesis

Candás, Asturias


Tú y yo conocemos el momento en que la tarde se detiene. Tampoco es ningún secreto. No hay más que esperar a que la sombra vaya ganando arena centímetro a centímetro y dejar  que abandonen sus puestos los últimos bañistas. Tú y yo sabemos que ya no falta mucho para que el sol asome de nuevo por el declive occidental del monte Fuxa y se agarre ahora a su pendiente para dejarse deslizar por el velcro gastado de su dorso. Sentados en el espigón podemos entonces entregarnos al paréntesis, o a cualquier otra ocupación como por ejemplo ver entrar las lanchas en el puerto y cambiar sus imaginarios peces por reflejos. También es importante elegir el minuto adecuado de marcharse porque la tarde se despide siempre con un escalofrío. Ya digo, no es ningún secreto este momento de la tarde; si acaso solo es secreta la razón por la que tú y yo lo conocemos.

jueves, 16 de agosto de 2012

Utópica la berza (el tiempo desdoblado)



Utópica la berza, 
berza ideal, 
pura estructura 
que efímera se esfuma, 
qué textura transparente 
de inusitado paladar, 
y qué alta sopa, 
privilegio superior 
del atmosférico gourmet 
y de los ángeles.

Pero aquí abajo yo les digo a mis berzas, coles lentas, limitadas, que no busquen en las alturas duración, que yo prefiero su dureza y conozco el tiempo de cocción y procuro no olvidar la proporción terrenal de los otros ingredientes; que ellas son modelo y cumplimiento y las demás apenas deducciones, volubles pensamientos como nubes pasajeras. 

No sé si ellas me entienden, la verdad, pero lo cierto es que siguen creciendo cuando no las miro, alimentando moscas y caracoles, mientras yo espero mi turno.

sábado, 11 de agosto de 2012

Monstruos de verano

(pincha en la imagen si te atreves a verla a mayor tamaño)


Sábado 11 de agosto. Aterrizaje sobre paisajes extravagantes, dunas multicolores, montes que se repliegan en valles, valles sin fondo y de fondo el canto monótono de las muchedumbres. El calor y la horizontalidad producen pequeños monstruos, vicios de la mente que se pregunta por ejemplo, si es casual o causal que entre lo causal y lo casual tan solo medie el baile de una letra; pensamientos ligeros de ropa, poemas tan simples como una conjugación del desprendimiento:

                                                              yo poseía
                                                              tú poseías
                                                              él poseía
                                                              ella poesía.

Y vuelve a bailar la letra, meandro de la conciencia, aguas quietas de donde nacen esos monstruos pequeños y un tanto atónitos del verano.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Disposición transitoria




Que estás más guapa 
bien lo sabes 
cuando no sabes 
que te miro. 
Son tus prendas 
olvidadas, inquietas 
herramientas 
del destino. 
Así en el rincón 
ajeno a las miradas 
acierta el azar 
que yo persigo.


Archivo del blog