martes, 18 de junio de 2013

Vía de acceso



32 comentarios:

  1. Fantastic texture in that hillside.
    (I want to take that road.)

    ResponderEliminar
  2. Que bonita amigo mio.
    No creo que te siente mal que juzgue a si tu foto de hoy.
    Me parece sobre todo bonita además de elegante y muy bien trabajada en la edición.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Como me gustaría circular por este camino. Bien aprovechada esta luz que nos permite disfrutar de todas estas tonalidades del verde.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Como en un sueño, un precioso sueño.

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que suerte la tuya poder pasear por esos paisajes y plasmarlos con tanta maestría con tu cámara. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. es como si fuese la entrada a un mundo misterioso...
    genial como la luz resalta esos volúmenes...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Muchos días, de vuelta del trabajo, veo yo algo parecido.
    Pero nunca con esta luz que parece acariciar los árboles. Un momento de juego entre las nubes y el sol.
    Al poco de verla ya estoy pensando en andar la carretera. ¿Cómo se verá la luz ahí debajo tras otro filtro?
    Genial.

    ResponderEliminar
  8. Naturaleza exuberante: un placer para la vista.

    ResponderEliminar
  9. ¡esto no se le enseña a un exciclista! ¡hombre por Dios! ¿y tu eres un amigo?

    mira que no se si darte el abrazo o simplemente un saludo cordial como decia el famoso periodista deportivo.

    ResponderEliminar
  10. Una gozada de foto! Me recuerda a Os Teixois?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te recuerda bien, Ismo, por ahí van los tiros, muy cerca...

      Eliminar
  11. Alucinante.
    Un colchón de hojas donde aterriza la esperanza para coger fuerzas.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  12. Estos lugares son un placer de la vida. Tanta vegetación por todos lados... bufff me entrar frescor hasta por la pantalla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta este pulmón verde.
    Feliz día!!

    ResponderEliminar
  14. Preciosa imagen, el otro día visite la zona de Potes y Riaño, y en una zona de bosque de pinos sentí una sensación de bienestar al ver tanto bosque tan frondoso. Da gusto saber que siguen quedando lugares así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ese camino directo al corazón...

    ResponderEliminar
  16. No se porque pero he pensado en García Marquez y su Macondo. Me encanta.

    ResponderEliminar
  17. Jo !!!
    Una diminuta vía de acceso a un inabarcable mundo de sensaciones para sumergirse en esa espesura y disfrutar con todos los sentidos.
    Enhorabuena, XuanRata.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. El monstruo verde, algo inclinado hacia un lado y con los ojos vacíos, saca una lengua delgada y curva... Sabía de montañas rocosas que se antojan rostros, pero es aún más asombroso cuando la naturaleza, con su exuberancia, crea inmensas formas ocultas, seres que son mucho más que paisaje.

    ResponderEliminar
  19. Pues a mi me da algo de yuyu meterme en la boca de se gigante...

    ResponderEliminar
  20. Dices que por ahí van los tiros...El año pasado estuve en Vegadeo una semana de vacaciones. Pasé un maravilloso día en Taramundi, y no viendo navajas, que me gustan sino haciendo la ruta completa que va hasta los Esquíos. No nos encontramos a nadie en el trayecto. Todavía se conserva el bosque natural, como el tuyo, con esa pinta de cogollo de verde aéreo. Tengo claro una cosa: ese verde es difícil que arda. Que se conserve, con o sin vías de acceso.

    ResponderEliminar
  21. Respira lento el instante; se nota que ha olvidado cualquier tiempo (dice mi autocar que ni se me ocurra llevarlo a ese lugar sin salida aparente).

    Un abrazo admirado, Xuan.

    ResponderEliminar
  22. sabes entrar. não sabes como sair, nem te interessa...

    ResponderEliminar
  23. La sinfonía de la función clorofílica. Y una entrada para el concierto.

    Gracias por estos infinitos regalos visuales.

    Un abrazo, Xuan

    ResponderEliminar
  24. ¡Caray! casi parece una selva tropical.
    Salu2

    ResponderEliminar
  25. Pero cómo se me había pasado esta pequeña maravilla. Ese camino que se pierde entre la frondosidad es toda una invitación a la exploración y la búsqueda. Algo que forma parte de nuestra naturaleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Archivo del blog