lunes, 23 de septiembre de 2013

La tregua



Tras años de frecuentes escaramuzas y algún que otro enfrentamiento, terminaron venciendo el hartazgo y la pereza, los mediadores más eficaces.
Entonces, a modo de paz, acordaron una tregua; y de paso, para no recaer nunca más en la tentación de la venganza, decidieron convertirse a la estricta fe de los escépticos.
Así hasta que al cabo de unos días, como notaran que empezaban a perder la costumbre de la guerra, salieron juntos en busca de nuevos y comunes enemigos.
        

23 comentarios:

  1. Simplemente sensacional el instante captado, estuviste muy oportuno y acertado, enhorabuena.

    Deshaces el mito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Quien dijo que los perros y los gatos se llevan mal?. Bonita estampa en la que se respira sosiego, calma y complicidad. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Excelente composición. Una metáfora gráfica que nos tendríamos que aplicar, solo hace falta inteligencia y generosidad.

    ResponderEliminar
  4. estupenda toma! captó bien el momento!
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Una imagen que mueve a la comprensión tras una reflexión acerca de como podemos no terminar nunca con lo que nos separa en vez de mirar a lo que nos une.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. El roce hace el cariño, dicen. Tantos años como enemigos genera una confianza que fácilmente se puede convertir en amistad. Grandes amistades empezaron así.
    Buena la fotografía (dan ganas de echarse al suelo con ellos) y bonita reflexión

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Esto sí es captar un instante, un momento irrepetible.

    Sensacional, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, es una salida sin duda.
    La escena es muy buena, los tres forman un grupo perfecto, el chaval observando a los animales y su expresión permiten tener esperanzas en la raza humana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. gran composición y excelente relato...

    ResponderEliminar
  10. Que buena tregua, Xuan.
    Esperemos que dure, aunque me temo que por su caracter, pronto estarán de nuevo "a la gresca", aunque siendo tan amigos, solo será un juego.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sobre la foto yo diría eso de: ¿quién fue antes, el huevo o la gallina? O lo que es lo mismo:
    ¿Estaba ya ese chico sentado ahí o se sentó cuando ya estaban tumbados perro y gato?
    Porque lo que es inmutarse, ni se inmutan. En el ojo del perro se ve una transición a la calma infinita.

    Respecto a tu texto, siempre penetras fina y acertadamente: hartazgo y la pereza como mediadores más eficaces. Es una pena que en la vida real muchas veces, entre los humanos, las soluciones tengan que venir de ahí, de ese hartazgo (si e sque vienen).

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Una foto amable, reconciliadora con la vida, doméstica, y potente como imagen, Xuan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ese gato y ese perro escenifican el puro hartazgo, ese punto de inflexión en el que la costumbre del odio amable se convierte en cristalina indiferencia. Dentro y fuera de lo que sucede, la expresión llena de matices en el rostro del chico. Una propuesta, la tuya, fantástica.

    ResponderEliminar
  14. Un trío equidistante que destila serenidad y sabiduría.
    Besos besos, Xuan, besos

    ResponderEliminar
  15. perfecta composción, me gusta muchisimo, un momento de gran tranquilidad, relaja su contemplación.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  16. ¿Es el pequeño Xuanrata? Está hecho ya todo un mocetón. Dale un abrazote de sus "tíos" del blog.

    ResponderEliminar
  17. trégua será, mas vigiada pelo árbitro implacável e atento...

    abrazo

    ResponderEliminar
  18. Qué bonita esta foto con la historia que cuentas. Buen momento en lo que los has cogido a los en reposo. Un saludo.

    ResponderEliminar

Archivo del blog