miércoles, 25 de enero de 2017

Confluencias



    Sin aspavientos fueron llegando las nubes: una a una se acomodaron civilizadamente sobre la cordillera, engarzándose en las agujas de sus cimas como recortables de cartulina hasta que, fruto de algún complejo equilibrio de fuerzas, alcanzaron una disposición compacta. Mucho antes las montañas tuvieron que hacer lo propio: romper la corteza y acodarse unas entre las otras de tal modo que su impulso terminó por ser contrarrestado mutuamente. También las múltiples corrientes que se abren paso en las entrañas del monte confluyen y afloran hasta reconocerse en el espejo velado de la charca. Incluso estas palabras acuden buscando un orden, queriendo ser una música callada y clara como una fotografía. Solo nosotros llegamos allí sin un objetivo evidente, sin una línea trazada. Hasta que nuestros traseros hallaron la piedra adecuada sobre la que reposar y fueron haciendo su aparición la empanada, el queso, el salchichón y unas manzanas.


17 comentarios:

  1. Parece que laguna y la nieve estén a un paso, estepa y montañas juntas, un contraste interesante. Se ve el agua congelada con sus diferentes texturas.Ese cielo tenebroso me gusta mucho.Y el texto una curiosa manera de explicar la orogénesis. Muy didáctica esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. excelente trabajo amigo, un lugar de una gran belleza perfectamente retratado, saludos

    ResponderEliminar
  3. Espectacular! Todas esas viandas deben adquirir sabores majestuosas consumidos ante tanta belleza

    ResponderEliminar
  4. La empanada, el queso, el salchichón y unas manzanas te debieron de saber a gloria bendita.
    Sólo faltaba el fuego junto a la charca helada para que nuestra dicha fuera completa.
    Aunque a decir verdad, lo es, Xuán.
    Todo armonía y belleza.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla de paisaje, de momento, de lugar...
    Y si ya va acompañado de empanada y queso, no se me ocurre nada más parecido al paraíso ;)

    ResponderEliminar
  6. La foto tiene todo: luz, nubes amontonadas, nieve en las montañas, hielo en la charca y, sobre todo, buena compañía y mejor yantar para disfrutar del total.
    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Todo encaja. Solo hay que saber encontrar su sitio.
    Otra entrada en la que imagen y texto se disputan el protagonismo.
    Enhorabuena, XuanRata.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Je, je, y yo que te decía hace poco que no solías hacer fotos de naturaleza propia, que siempre metías algún elemento que recordaba al ser humano. Bueno en esta foto también lo has hecho, las personas están en tu texto, pero vaya, esas son las personas que a mi me gustán en la naturaleza. Las que con su esfuerzo suben a las alturas, se sientan, y desayunando o simplemente observando disfrutan. Supongo que será algún lago o laguna en la cordillera cantábrica. Aunque podría ser un paisaje de Islandia perfectamente, transmite frio, me gusta mucho el tríangulo compositivo que forma la laguna y como lleva la vista hasta las montañas más altas del circulo montañoso del fondo. Los expertos en fotografía de paisaje hubieran buscado algún objeto en primer plano, siempre lo hacen, una piedra, un tronco, lo que sea, pero a mí en este caso me gusta así. De esta forma la sensación de excursión es más fuerte, no parece tanto una postal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mi me recordó a Islandia sin haber estado nunca allí. Efectivamente, las montañas del fondo son la Cordillera Cantábrica en su sector del Parque Natural de Redes. Si te fijas, después del texto siempre pongo el lugar desde el que fue tomada la foto.

      Eliminar
    2. Cierto, no me había fijado. Que grandes montañas y bosques tenéis por hay, menuda envidia!!!.

      Eliminar
  9. Extraordinario el equilibrio y serenidad que traspira este paisaje. Tal como lo dices, parece un acomodo amable y civilizado; pero seguro que resultó traumático llegar a tal orden, hasta que apareciste con la merienda y con tu mirada afilada para entenderlo todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ese mirador ofrece todo un espectáculo para contemplar, no me extraña que hicierais una paradita allí. Si me hubieras dicho que eran los Andes, te hubiera creído.

    Una foto majestuosa, llena de detalles.

    Buen finde, Xuan.

    ResponderEliminar
  11. Imponente belleza.
    Para un urbanita como yo, estos espectáculos me parecen llenos de mágia, y descritos como tu lo haces, es evidente que la tienen.

    ResponderEliminar
  12. Tremenda fotografía amigo Xuan.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Me parece una maravilla Xuan, no me cansaría de admirarla por su profundidad, soledad y dramática belleza.

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Bellas y rabiosamente indiferentes; se dejan ver, se contornean, te seducen y luego te "jibarizan" y te ignoran. Gran paliativo para la mayoría de las soberbias; excelente cura para los ataques de orgullo.

    Me encantan esas nubes que propones.

    ResponderEliminar

Archivo del blog