viernes, 10 de mayo de 2013

Mirar a tientas



“Mirar a tientas”, dijo el fotógrafo ciego con renovada determinación; y de la espesura tomó cuerpo el rumor de un aleteo.

18 comentarios:

  1. Perfectamente camuflado pero, dejándose ver en su belleza y esplendor.
    Magnifica.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Perfecto título para la foto o perfecta foto para el título.

    ResponderEliminar
  3. Pero qué camuflado está el pajarillo.
    Es una foto preciosa.

    ¿Has probado alguna vez de ir por la calle transitada y disparar a diestro y siniestro sin mirar?
    Es alucinante todo lo que llegas descubrir.
    Pruébalo.
    Lo hice en las Ramblas de Barcelona.

    ResponderEliminar
  4. Costo verlo, pero mas me esta costando dejar de mirarlo, es diferente y atractiva. Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Una vuelta de tuerca inesperada y el rumor de la vida siempre latiendo.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  6. Completamente oculto, excepto para el tacto visual. Hermosa fotografía! Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta. ¡Uy perdón!, acabo de dejar el facebook y no sé lo que me digo. Me encanta, es preciosa, una vez más nos dejamos cautivar por sus imágenes y sus palabras. (Y no será la última)

    ResponderEliminar
  8. El fotógrafo ciego tenia buen oido. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Y es que a veces, más que mirar hay que palpar. Mirar con un sentido diferente nos hace descubrir cosas que los ojos nunca verían.
    Excelente imagen a la que da sentido el procesado en BN, seguro que en color sería otra cosa muy diferente.
    Un abrazo, XuanRata.

    ResponderEliminar
  10. Pájaros distintos, unos más quietos que otros, aleteando instantes todo matiz.

    Por suerte y por otras muchas cosas, ahí estabas tú.

    ResponderEliminar
  11. Dime la verdad, Xuan, ¿has encontrado alguna vez algún trébol de cuatro hojas?

    Eres un pillín, porque el macho de collalba gris agradece mucho el blanco y negro.


    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad es un carbonero común, pero ya sabes, de noche todos los gatos son pardos.

      Eliminar
  12. No me extraña que la hayas hecho en blanco y negro, todo se confunde, se hace uno, forzando la mirada y obligando a estudiar los detalles. Muy bien, juegas con el espectador a eso de "Buscando a Wally" pero en versión ornitológica.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho el juego que propones, a pesar de mi deficiencia visual he encontrado a Wally!!

    Una delicia de volúmenes y texturas en una composición que en contra de todo pronóstico me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué belleza.
    En el fondo, no hay nada más certero que un fotógrafo ciego. Jamás le distraerá el ruido.

    ResponderEliminar
  15. A mi me costo un poco encontrarlo, más bien me encontró él, mientras yo intentaba saber q planta era, cuando por fin se dejó ver. Que intrincada planta y q ojo tiene el ciego.

    ResponderEliminar
  16. Si, como siempre escuché, 'no hay peor ciego que el que no quiere ver'... ¿se podría decir que 'No hay mejor fotógrafo que el que quiere ver'?
    Es verdad que a veces se mira a tientas, como tú dices. Dejamos que la vista se pasee con la yema de los dedos. Pasando suavemente, acariciando, lo que tenemos delante.

    ResponderEliminar

Archivo del blog