viernes, 10 de enero de 2014

El placer de comprar (o no)

 (Pincha una imagen para verlas a mayor tamaño)





     Mercado dominical de Grao, Asturias


Recuperar el placer de comprar asistido por el espíritu del trueque, ese intercambio basado en la confianza que da saber que en el trato ya se incluye una parte recíproca de engaño. El placer de responder a los ofrecimientos, que no ofertas, de todas esas viejas novedades que a veces parecen salidas de un naufragio, tan familiares. El placer también de no comprar y sin embargo nunca irse de vacío.

20 comentarios:

  1. Ese placer del que hablas lo he vivido con mis cuadros. Nada me ha dado tanta satisfacción como cambiar un cuadro por algo que me hiciera mucha ilusión. Y lo conseguido con el trueque lo conservo como un auténtico tesoro.
    Algo que deseo por algo que amo. Parece que no nos cueste nada.

    ResponderEliminar
  2. Me estoy preguntando como consigues esta luz.

    ResponderEliminar
  3. No consigo la luz, Tecla, solo disparo allí donde la luz me lo permite. Otra cosa es el tratamiento posterior: esta vez he procurado suavizar y calentar un poco los colores, aunque sin perderlos del todo, porque era una mañana suave y cálida para esta época del año.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de llegar a tu blog y tengo que decirte que me ha parecido muy bueno así que apartir de ahora trataré de seguir todo lo que vayas subiendo, pongo el mio a tu disposicion por si te apetece pasarte alguna vez, un abrazo, con respecto a esta serie de fotografias me parece excelente, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Comprar así, sin el abogio de una música insistente y un perfume diseñado. Comprar mirando a las caras de la gente.
    La foto de la niña es una delicia.

    ResponderEliminar
  6. lo tuyo es filosofia pura y dura. y ademas llevas razón. A mí no me gusta ir de compras sobre todo si voy con una mujer a por zapatos. Lo del trueque era mejor. mira venezuela e iran, petróleo por uranio. Y sí es frustrante ver el ordenador de la manzana y no poder hacerte con él o con un objetivo o algún cachivache que te sirva.

    de las fotos, como siempre muy cuidadas y bien elegidos los momentos. A veces fruto de la pura casualidad a veces como premio a la paciencia.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me gustan los mercadillos, los mercados artesanos y todo lo que tenga que ver con esta posibilidad del trueque. Tus fotos son una recreación de esos lugares en los que lo de menos quizás sea comprar y lo de más pasear y advertir el movimiento.
    Un trabajo excelente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Soy de las últimas de esas que no van de compras pero siempre trae algo.

    ResponderEliminar
  9. Y el placer de recorrer esos puestos y disfrutar simplemente con la contemplación de objetos nuevos y originales, o antiguos y cargados de historias reales o imaginadas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Sensacional !!!
    Tanto en la captura como en el procesado has hecho un trabajo sobresaliente.
    Ahora solo falta que alguien quiera comprártelo. ¿Lo venderías?
    Un abrazo, XuanRata.

    ResponderEliminar
  11. Una forma de comprar y vender como antaño, tus fotos así lo reflejan también, los personajes y sus rostros, a veces todo un poema.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Unas tomas frescas y naturales que describen el lugar y sus gentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Los mercados esos lugares donde la vida transcurre placidamente. Tu serie refleja esa placidez me gustan especialmente la segunda la cuarta y la quinta de la serie. Un saludo.
    P.D. A traves de mi blog ponte en contacto conmigo por el correo electrogeno. Quiero proponerte algo. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Apesar de todas as crises que nos inventaram, comprar continua a ser uma atracção, por vezes fatal.

    ResponderEliminar
  15. Me encantan las fotos pero la última me priva, esa mezcolanza de campanillas, planchas, candelabros prefectamente colocadas y el vendedor relajado esperando al comprador es fabulosa.
    Salu2

    ResponderEliminar
  16. Todas buenísimas, pero ese vendedor de perfil de estatua es impagable, es el complemento perfecto de las que tiene encima de la mesa, autentico.

    ResponderEliminar
  17. Cada vez son mejores, no importa donde, cuando y como se hagan, siempre encuentras la luz y el instante. No te digo insuperable, porque sé que las siguientes como las anteriores ya lo son.

    ResponderEliminar

Archivo del blog