viernes, 1 de septiembre de 2017

El viejo y la gata







Pincha en las imágenes para verlas a mayor tamaño
    

Hoy como entonces, el viejo alisa la hoja de la guadaña y el tiempo se concentra en torno a esa tarea que se demora por el filo de la tarde. Mientras, la gata, tendida a sus pies, amortigua en si todos los sonidos. Cuando yo llego, el viejo hace una pausa en su golpeo y la gata en su reposo. El fotógrafo presencia la gracia de una danza no escrita en la que involuntariamente participa. En momentos como este el reto ya no es saber cuándo disparar sino cuándo dejar de hacerlo.

19 comentarios:

  1. Creo que la última frase podría aplicarse a la fotografía en general tal y como ha ido evolucionando en los últimos tiempos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Claro con esos modelos también dispuestos debe ser difícil dejar de disparar. Una serie genial.

    ResponderEliminar
  4. Un momento lleno de magia. De pronto el silencio y al momento, un cambio de actitud en los dos elementos elegidos para fotografiar. Un abrazo Xuan

    ResponderEliminar
  5. Una secuencia para enmarcar. Resulta extraordinario el grado de mimetismo entre los dos personajes. Pero repito lo de siempre: hay que saber verlo.
    Un abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja qué bueno!
    No es fácil lidiar con gatos cuando tenemos una cámara entre las manos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Es una magnífica forma de darme la bienvenida a mi regreso de vacaciones...

    ResponderEliminar
  8. Impresionante , el paisaje que asoma en la pared.

    ResponderEliminar
  9. ellos van a decidir cuando es tiempo de dejar de disparar, pero uno puede elegir en donde hacer foco

    ResponderEliminar
  10. Un momento realmente curioso, como curiosa es la gata con tu máquina y tu presencia. El viejo parece divertido y relajado.

    Me alegro que hayas vuelto a publicar después de las vacaciones.

    Un abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
  11. Buena serie. La primera y la última me encantan

    ResponderEliminar
  12. Je, je, menuda serie genial te ha salido. En principio he pensado, jolín, como habrá conseguido que el hombre parezca tan relajado. Pero luego he pensado que por el ángulo seguramente el hombre pensó que eras un friky fotografiando a un gato y que no le estabas incluyendo a él en el encuadre. De hay la relajació. A lo mejor resulta que conoces al señor de la guadaña y por eso posa para tí. A mi me falta mucho para llegar al punto que citas en la última frase. No se donde parar nunca con la fotografía. A ver si ese es el reto que me planteo este año. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor de la guadaña es mi suegro, así que esta vez el factor confianza estaba garantizado. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Je, je, pues menuda guadaña se gasta!!! Portate bien con su hija!!! :-)D

      Eliminar
  13. A very nice picture. I love your work!!

    Greetings from the Netherlands!
    Gert Jan
    www.gertjanhermus.nl

    ResponderEliminar
  14. Preciosa serie, Xuan. Aunque son más tus palabras las que me seducen ;)

    ResponderEliminar
  15. Magnícas imágenes, Xuan. Como cuando disparas y disparas y nunca te cansas de retratar tanta belleza y tanta ternura.

    ResponderEliminar
  16. Vivir, querido Xuan, tal vez sea no dejar de apretar el disparador. Una espiral de curiosidad que pretende, por fortuna en vano, atraparlo todo. Me encanta la "sinceridad" de esta serie.

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Archivo del blog