miércoles, 25 de noviembre de 2009

Pequecrunch


Erase una vez un país que tras sucesivas escisiones y repartos acabó siendo tan pequeño,tan pequeño, tan pequeño que todos los niños nacían extranjeros. Aunque sobre ellos pesaba una orden permanente de expulsión, como el 99 por ciento de la superficie del Estado era territorio fronterizo, nunca había forma de atraparlos con los dos pies en el mismo suelo. Sin embargo un buen día, cansados ya del juego de la línea, decidieron juntarse todos a una en el centro del país. El atasco fue monumental y tan inmediato que sin querer tomaron el control de la nación. A la hora de celebrar la victoria y dado que solo se podía desfilar escalando el mástil de la única bandera, prefirieron construir un tobogán. Para ello hubieron de borrar toda frontera si querían mantenerse dentro de la legalidad al salir despedidos de la rampa. Una vez suprimidos los límites y para su propia sorpresa, el país comenzó una fase de expansión por desbordamiento que aun continúa como una onda que se extiende en busca de sus propios confines, donde habitan, según dicen, los últimos extranjeros.

22 comentarios:

  1. Excelente foto y maravilloso comentario, tan estupendo texto parece real y que se refiere a hechos concretos, pero esto sólo es una elucubración, probablemente sólo sea una fábula. Aunque, excepcionalmente, hoy, escribo un comentario. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Esas caras de ilusión...qué difícil es fotografiarlas en mayores.
    La gente se va de mis fotos y parece que empieza a ponerse cerca en las tuyas. Es como si yo me estuviese alejando y tú ... Curioso.

    ResponderEliminar
  3. Un relato magnifico.con una foto grandiosa.

    Felicidades.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta eso de "tan pequeño tan pequeño que todos los niños nacían extranjeros", es sensacional.
    La foto está estupenda, la cara de dolor/queja de la niña q está en medio es un poema, ja, ja
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Deberíamos jugar más y hacérselo ver a los gobernantes.
    Qué diagonal llena de risas.

    ResponderEliminar
  6. Que bonito relato Xuan, en el fondo me gustaría que todos tuviéramos esa inocencia y frescura de los niños, seguro que los gobiernos gobernaban de otra manera y los países serían más acogedores, locos e divertidamente imprevisibles.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Xuan, perdona mi falta de comentarios, últimamente no estoy nada inspirado y menos animado que nunca, pero ten seguro que mis visitas a tu blog nunca faltan ni faltaran.
    Esa foto del blog mio, expresa un pellizquito de felicidad que he encontrado en tu tierra, y que espero que me de je una marca muy enorme. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  8. buen alegato contra la xenofobia y la estupidez humana.
    y esta vez le voy a dar el mérito a quien está frente al disparador
    :-)

    ResponderEliminar
  9. Ojalá.
    Miro y está todo manga por hombro.

    ResponderEliminar
  10. me ha encantado el texto es formidable y nos resulta tan cercano ¿verdad?. sería tan bonito que solo fuera un relato...imaginacion y nada más.
    abrazos

    ResponderEliminar
  11. Puff, no sé si quedarme con la foto o con el texto...

    ResponderEliminar
  12. Acaso ellos saben que existen esas lineas que separan territorios?

    Que esos mapas del mundo llenos de parcelas y colores son el resultado del afán de hacer del otro el extranjero?

    Con este bonito relato has puesto el dedo en la llaga, pero ahora no me apetece seguir, quizás en otro momento..., pensaré en unos niños que dibujan una rayuela en el suelo y que después de jugar un rato ésta se borrará con las primeras lluvias.

    ResponderEliminar
  13. Quien hace la foto permanece agachado.
    Pero alguien desde su altura es observado, lo delata el tercer niño que invita a no permanecer quieto dentro de su territorio.

    ResponderEliminar
  14. Fotos maravillosas, poèticas llenas de arte.Mi mas sinceras felicitaciones.Ha sido un gusto conocer tu blog.Un saludo

    ResponderEliminar
  15. ¡otro cabeeeeeeeeeeee! ¿qué quieres decirnos con la escisión ;-) ?

    ResponderEliminar
  16. No hay nada como la sonrisa de los niños, el mundo sería de otra manera si vivieramos como ellos, habría que empezar a pensar como poner en practica tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar

Archivo del blog