jueves, 16 de septiembre de 2010

Reloj de arena


En algún lugar existe una playa de aguas límpidas y frías que el asfalto no alcanza. Allí, sobre la arena, se desgrana aún entre tus dedos el tiempo infinito de una tarde.

22 comentarios:

  1. Escapar del asfalto siempre es una buena proposición, la frescura y la brisa nos llegan desde tu fotografía, lo demás permíteme que me lo imagine.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sorprendente.
    Las limaduras de la vida saltan y vibran, cantan a luz que nos espera.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla Xuan. Qué ganas tenía de que volvieras a publicar.
    En esta fotografía me cuesta discernir entre si es agua, es arena o es miés.
    Te envío un gran abrazo.
    ¿Como estás?
    Envíame un mensaje si puedes.

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo que sé que ese lugar no existe más que en el arte.

    ResponderEliminar

  5. Una buena foto y una invitación a buscar nuestros paraísos.

    Saludos

    CR LMA
    ________________________________

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, ya lo sabía. Es más, creo que pienso en ello todos los días. Pero si no fuera por esta entrada seguiría pensando que eran sueños mientras dormía.
    Pero es verdad, ya lo sabía, cuando pienso en esa playa me veo pensando en todo esto mientras la arena se me va, lentamente, perdiendo entre los dedos.
    Le alegra a uno tu vuelta.

    ResponderEliminar
  7. Una buena tarde ya es un estímulo.
    Una donde sólo llegar andando incrementa el placer (al menos para mí).
    Así, el tiempo, jamás será un impedimento y no tendrá medida.

    ResponderEliminar
  8. Acabo de ver las fotos de tu blogpost, son unas pasadas.

    Me gusta mucho como sacas las fotos.

    Y me da ganas de mojarme las manos en este fuente, gracias por refrescarme.

    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  9. ...el tiempo infinito de una tarde,...gracia a estos pequeños paraisos tenemos instantes que agradecemos a la vida.
    Felisa

    ResponderEliminar
  10. Recrearse en la belleza nos permite detener el tiempo. Así tan sólo un instante puede devenir eterno. Elemental, querido Einstein (digo, Xuan).

    ResponderEliminar
  11. Hola, echaba de menos tus fotografías y tus comentarios y empezaba a pensar si se te había olvidado darle la vuelta al reloj, pero ahora que leo esto sé que ha sido adrede.

    me alegra saber de ti.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Conozco esa playa, y no me cae lejos de casa. Calladito lo tengo, pues si deja de ser secreto deja también de estar lejos el asfalto. Una reflexión ¿Qué es más gratificante, tener tiempo o poder acceder a ese onírico lugar?

    ResponderEliminar
  13. Cascada temporal de deseos.
    Fantástica como siempre.

    ResponderEliminar
  14. Buenas noches, XUANRATA:

    Creí que se trataba de cabellos blancos, reflejando el paso del tiempo.
    Muy bonita fotografía.

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  15. Es curioso, al ver ese título y la fotografía en pequeñito, me ha parecido una melena larga y llena de canas....

    El paso del tiempo...

    ResponderEliminar
  16. Me gusta mucho la originalidad de ésta fotografía. Felicitaciones. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Es lo más poético que he leído últimamente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. cascata clepsidra, ampulheta perdida,
    contamos o tempo para enganar a morte, por isso fotografamos, para o parar, nem que seja só um pouquito

    ResponderEliminar

Archivo del blog