sábado, 18 de enero de 2020

Mar, autorretrato




   Y qué me dices de ese sentimiento que te asalta cuando acudes a la playa en medio del invierno y no sabes dónde ni cómo colocar los pies para recorrerla sin dejar huella. 

   Crees ingenuamente que caminando más despacio serás capaz de no pisar la arena.
   

30 comentarios:

  1. La playa en invierno está más olitaria, aunque alguna vez he ido a la costa del sol en febrero y la temperatura era muy agradable...eso incitaba a muchas gentes a pasear po la orilla del mar.

    Me ha impresionado la vista de esa arena, mientrás más te detienes a contemparla más detalles encuentras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La playa en invierno invita precisamente a eso: pararte en el detalle, contemplar con precisión.

      Besos

      Eliminar
  2. El mar dejando su esencia sobre la arena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparada la belleza de la huella del mar con la de nuestra huella no salimos demasiado bien parados. Aunque todo depende de las circunstancias: una huella humana para un naufrago puede ser de una belleza incomparable. O de un terror indescriptible...

      Eliminar
  3. Unas formas ondulantes que te hipnotizan.

    Un detalle precioso.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una tarjeta de visita que avisa de su pronto regreso.

      Eliminar
  4. Tememos alterar el impecable planchado de la arena invernal, pero la invadimos sin piedad en la época estival. Nuestra mala conciencia desaparece cuando ya otros han iniciado el asalto. Paradojas humanas. Me encanta esta foto abstracta.
    Un abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De algún modo en verano pensamos que la arena está a nuestro servicio: eso es el verano, la plena disponibilidad de las cosas. En invierno en cambio todo vuelve a su ser más íntimo y nos volvemos extraños los unos para los otros. Aun así o tal vez por eso la playa en invierno estremece por su belleza.

      Eliminar
  5. La huella del hombre sobre la naturaleza. Un tema con dos vertientes y mucho de lo que hablar. Es cierto que ante semejante "paisaje" uno siente que debería guardar silencio, mirar y quedarse quieto.
    Un abrazo XuanRata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace no demasiado tiempo se pedía un poco de respeto para nuestro entorno. Hoy ya no basta con eso: hemos puesto en marcha una máquina que supera nuestra propia voluntad. Guardar silencio, mirar, respetar, se han convertido por lo visto en un sacrificio inasumible.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias, Tracy. Una imagen algo alejada de lo que suelo publicar habitualmente.

      Eliminar
  7. Ya volverá el agua para borrar las huellas y crear nuevos paisajes en un bucle incesante a la espera del fotógrafo. Aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son infinitos los paisajes del agua. Distinguirlos sería un buen ejercicio para la mirada.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Tal vez porque es una abstracción que parte de lo concreto y nos remite de nuevo a él: un esquema que permitiría reconstruir el mar hasta cierto punto.

      Eliminar
  9. Para ser un retrato mío debería estar más picada la mar...

    Es inevitable dejar huella, ¿no? Y sin embargo hay quienes lo consiguen.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mar, voluble, indescifrable, loca, se autorretrata cada día de una forma diferente: La mar, siempre adolescente.

      Eliminar
  10. Bellisimas las texturas de esa imagen, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre esas texturas las piedrecillas, los mínimos cantos, encuentran el surco donde detenerse, como en un juego infantil de canicas.

      Eliminar
  11. Si, je, je, a mi me pasa lo mismo. Cuando en invierno voy a pasar un fin de semana a Cunit donde viven actualmente mis padres de forma casi permanente en una segunda residencia, las playas de invierno con sus patrones y sus piedra pulidas colocadas caprichosamente me vuelven loco fotográficamente y pasa lo que cuentas de no querer dejar huella. Me has hecho sonreír con tu comentario, aunque, sinceramente, me encantaría poder disfrutar más de las playas de tu norte que las de Cunit que realmente tienen poco interés. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble como puede uno pasarse una mañana entera fotografiando piedras en una playa y creerse el ser más privilegiado. Después uno llega a casa y las fotos no valen nada. Solo allí, en la playa, el oro es oro. Después todo se vuelve ganga, bisutería de Tous.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Enhorabuena, has logrado captar una " marena viva".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos su electrocardiograma. Tiene buen músculo este mar.

      Eliminar
  13. Preciosa foto y muy original. A mi me encanta la playa en invierno, y me gusta pasear por ella. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta pasear por la playa , pocas cosas me parecen mas sugerentes y emotivas, excelente la imagen y el texto, saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Has captado el mensaje que las olas dejan en la arena, habrá que leer entre líneas. Me encanta está abstracción.

    ResponderEliminar

Archivo del blog