jueves, 15 de enero de 2015

El final del viaje

                                                                                                                                                                           Playa de Barayo, Asturias


… hemos llegado hasta aquí, el lugar en el que hemos estado tantas veces sin saber que éste era el lugar... han sido necesarios siete años de viaje, un viaje como los de antes, sin fecha de regreso y con el destino predeterminado por la fantasía… la mochila, repleta de imágenes, pesa lo mismo que el primer día, pero nosotros no somos los mismos… no estamos cansados, los pies se han hecho al camino hasta el punto de haber perdido las huellas dactilares, de haber tomado como propias todas las huellas del camino… pero hemos llegado hasta aquí, donde la flecha que nos guía se detiene, donde la flecha que nos empuja ha terminado por atravesarnos… es una playa, contemplamos como llegan las olas tendidas de muy lejos, frases que al acercarse a la orilla terminan siempre, siempre, en interrogación… desde tan lejos con esa pregunta y solo nosotros aquí, tan solos, para responderla… ¿y ahora qué? ¿y ahora qué?... en este instante que nunca termina...


lunes, 5 de enero de 2015

La promesa



Fuera de encuadre una cortina de agua enturbia el horizonte y avanza lentamente hacia la confiada proa del mercante, anclado en medio del mar para evitar los costes del amarre. Nada de eso sin embargo está dentro de la foto, donde no existe el riesgo ni las compañías de seguros. Tal vez porque uno ya no se siente capaz de hacer promesas, es por lo que aún sigue tomando fotografías.


lunes, 29 de diciembre de 2014

Arena o agua




Los dedos del agua que sostuvieron tu cuerpo en el verano, mientras nadabas, que te ofrecieron al sol mientras fingías una muerte liviana, esos mismos dedos que aprendieron en ti la precisión, son los que ahora tallan sobre la arena desnuda los troncos y los tallos de una selva feroz, su danza, tan parecida a la danza de las llamas. Y como el fuego, aguarda la marea el momento de borrarla. 


No nacen los años ni los días como no nacen las mareas. Pero con cada marea nace la ocasión irrepetible de ser arena o agua.



Hagamos entre todos que el 2015 nos sea propicio.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Fotografía elemental


    Gijón, Asturias  

lunes, 15 de diciembre de 2014

Contando burbujas




El aire atrapado en la burbuja atrapada en el hielo atrapado en el frío atrapado en el bosque atrapado en el invierno atrapado en el tiempo atrapado en la foto atrapada en la pantalla atrapada en tus ojos que atraviesan el hielo que rompe la burbuja que libera el aire en el que yo, por fin, respiro.

viernes, 28 de noviembre de 2014

viernes, 21 de noviembre de 2014

Prohibido caminar

                                                                                                                                                Gíjón, Asturias


Prohibido caminar. Fue duro al principio, abandonar de pronto tantos millones de años de costumbre. Aunque también es cierto que ya entonces muchos habían superado por completo la necesidad de desplazarse. En cualquier caso las alternativas no se hicieron esperar y enseguida aparecieron artilugios de toda clase, desde ingeniosos juegos de sogas y poleas para el interior de las viviendas hasta las infinitas cintas transportadoras que envolvían como enredaderas la ciudad. De algún modo tenían razón las autoridades: sin los pies en el suelo insospechadas dimensiones del espacio se abrían a nuestra imaginación. Después, siguiendo una cadena lógica impecable, fueron llegando todas las otras prohibiciones, y aunque sé bien que no debería estar escribiendo esto y que te comprometo seriamente al dártelo a leer, quiero que comprendas que del mismo modo que existe una memoria tozuda de los pies, también a veces pienso sin querer y disfruto volviendo a ser culpable de mis actos.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Ajustando la dosis



Fotografiar es el arte de dosificar la realidad.

Y dosificar es atribuir sentido, otorgar valor.

Pero en una época como la actual en la que la fotografía se entrega a la vertiginosa tarea de duplicar el mundo, la habilidad para ajustar la dosis no solo es premisa del arte sino además una verdadera necesidad terapéutica.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Área reservada

                                                                                                                                                                                         Aviñón, Francia

Vienen hasta aquí desde barrios separados, desde edades distantes, ocupan su lugar en torno y se juran equilibrio. Son acólitos anónimos de la cofradía del silencio que vienen a callarse sus pequeñas adicciones como esta de ausentarse a esta hora de nadie en medio de la tarde, mientras llega esa otra hora tan parecida y tan distinta de subirse al autobús, de volver a clase o de buscar otro banco en otra plaza. Son aristas de un diamante en el que han cristalizado los azares forzados, las cobardes rebeldías de todos los siglos necesarios para poder estar juntos, frente a frente, sin que haya afrenta ni amenaza, sin tener que ladrar para espantar el miedo, sin ni siquiera tener que llevar un perro que ladre por ti, que porte tu animalidad, qué triunfo de la urbanidad. Pero la soledad no existe ni el instante, todo es un truco porque al fin y al cabo en algo tenemos que creer para ser alguien. 


viernes, 31 de octubre de 2014

Paisaje con bañera


                                                                                                                                                                                                             Sobrescobio, Asturias                                                                                                                                    

Viene a ser un instinto parecido al del bañista: buscar ese punto donde lo abrupto de la costa cede a su deseo y sumirse en el mar, sumarse. 

Así también el caminante encuentra a veces la manera de colarse en el paisaje, de beber en él hasta vaciarse.


sábado, 25 de octubre de 2014

Los fantasmas de Aviñón

                                                                                                                   Palacio de los Papas de Aviñón - Exposición de Stefan Szczesny


El Palacio de las Papas de Aviñón es un gran recipiente vacío que la imaginación intenta rellenar sin conseguirlo. Casi desde el amanecer los turistas fluyen por sus huecas estancias tratando de encontrar algo sólido a lo que agarrarse, del mismo modo que fluye la información de los paneles y audioguías a través de sus cabezas. Pero por mucho que se esfuercen solo entenderán del pasado aquello que tiene de presente.

No tardan, eso sí, en reconocerse unos a otros, en adquirir esa transitoria vecindad de los visitantes de museos. Y a medida que el cansancio les hace perder la cabeza y encontrarse el cuerpo, el Palacio vuelve a ser un lugar habitado donde la gente habla de sus cosas, siente hambre, juega, pierde el tiempo.

Al final, la consabida tienda de recuerdos trata de aprovechar la guardia baja y todos se apresuran a adquirir esos falsos presentes del pasado, salvoconductos que devolverán su condición a los turistas y les harán olvidar que por unas horas fueron ellos los auténticos fantasmas del castillo.

domingo, 19 de octubre de 2014

Trayectorias

                                                                                                                                                                          Aix-en-Provence, Francia

Llego tarde a Aix-en-Provence, a esa hora en que las sombras pintan de azul la ciudad vieja, esa hora no fijada en la que con exactitud ferroviaria se vacían las calles y se llenan las plazas. Llego tarde, sin duda, con las tiendas cerradas y las visitas pospuestas para un día en el que ya no estaré aquí. Y sin embargo, algo me dice que este es el retraso exacto, la impuntualidad que me libera de todo lo proyectado y me revela la cara más libre de la ciudad, el plano donde todas las trayectorias se toman de la mano. Llego tarde a Aix-en Provence y le hago la promesa de regresar más puntual, de dedicarle toda la atención que se merece, de que volveré para quedarme. Nos tomamos las cervezas en una plaza donde todo el mundo es joven y hermoso y en esta hora incierta nos creemos felices todas las mentiras.

Archivo del blog