viernes, 8 de diciembre de 2017

Fruto de temporada



   En esta tarde de diciembre una vibración de bronce resuena en las pupilas del fotógrafo como una llamada. Echa a andar y al borde del acantilado descubre a un pescador que con las cañas bien dispuestas confía a la espera toda su esperanza. Muy cerca un recolector de setas peina la hierba húmeda y da forma concreta al afán y a la búsqueda. Cada uno a su modo recoge los frutos del azar y escucha el silencioso crujir de la maquinaria del tiempo. Poco después todo se disuelve y ya solo queda el momento triste del recuento.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Intervención



   Detectaron respiración arrítmica con episodios de hiperventilación, aunque yo solo observaba alguna que otra ráfaga de viento. Afirmaron que tenía los pulmones encharcados, lo cual, después de las últimas lluvias, tampoco resultaba tan raro. Aseguraron que su piel presentaba descamación y enrojecimiento, como si esto no fuera otra consecuencia del otoño. Dictaminaron, en fin, que su situación era crítica y que no había más remedio que entubarlo. Así que, tan pronto como introdujeron en su cuerpo aquellas inmensas cánulas de acero y hormigón, comenzaron a extraerle agua y a suministrarle todo tipo de nutrientes. 

    Para mantener en funcionamiento la compleja instalación fue necesario construir una carretera, un helipuerto, un pantano y una moderna planta química. A tal efecto hubo de ser amputada buena parte de su superficie, siempre en su propio beneficio, hasta quedar reducida a un par de hectáreas sometidas a un estricto control fitosanitario. 

   Por el momento no se observan síntomas de mejoría. Lo atribuyen, esto sí, a la llegada del invierno. Pero aún hay margen para intensificar la intervención, antes de que su estado deje de ser compatible con la vida, declaran.


jueves, 23 de noviembre de 2017

Al caer la noche



    Al caer la noche los fantasmas salen a pasear. Ya no arrastran cadenas. Ni siquiera llevan ropa pasada de moda. No pretenden revivir ningún pasado traumático, ninguna infancia angustiosa. Al contrario, visten según los usos del momento y cuando toca acuden con entusiasmo a las rebajas, lo revuelven todo y ocupan esos probadores que tienen las cortinas siempre echadas. 

   En el presente se encuentran como en casa. Disfrutan realizando todo tipo de transacciones comerciales sin necesidad de dinero, sin necesidad de mercancías, sin necesidad. No viven, pero se actualizan. 

   En lugar de sábanas, tejen telarañas de palabras en las que se envuelven y que hacen desaparecer con un gesto de su dedo índice. De vez en cuando se reúnen para ver quién es capaz de lanzar una opinión más lejos. Con los resultados confeccionan estadísticas. 

   Cuando se aburren, algunos proclaman repúblicas, otros las niegan y todos toman sin cesar fotos de si mismos sin lograrlo nunca. No son discretos pero su ruido es un ruido de fondo que hace más liviano nuestro silencio. Esto es de agradecer. 

   Lo cierto es que andan tan atareados que han perdido el interés por nosotros. En ocasiones nos asustan con los cuentos de siempre, pero se les nota la desgana y pronto vuelven a lo suyo. En los parques, cines y trenes ocupan esos asientos en los que nunca se sienta nadie. A veces son vagones enteros. 

   Al caer la noche los fantasmas salen a pasear y mientras pasean se atraviesan sin tocarse.


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Cómplices



    Cómplices: dícese de aquellos que no necesitan ponerse de acuerdo. 


martes, 7 de noviembre de 2017

Más arriba



    El gusto innato que nuestros pies y manos tienen por la piedra nos impulsa a trepar por grietas y salientes hasta desollarnos las rodillas, aunque de forma infundada suele atribuirse este temprano instinto escalador a la curiosidad, supongo que por no renunciar al alto concepto que tenemos de nosotros mismos. Con severa vigilancia y amenazas logramos neutralizar esta querencia por lo vertical, hasta que el paso de los años con sus inevitables limitaciones termina por darnos la razón, a nuestro pesar. Por su parte la curiosidad sigue sirviendo la mayoría de las veces para descubrir nuevos lugares comunes en los que asentarnos confortablemente.

martes, 31 de octubre de 2017

Invitación



    El bosque está hecho de geometrías superpuestas y tan concentradas que se nos vuelve pura maraña. Se entrecruzan sus tramas múltiples hasta crear un argumento que solo consta de nudo y donde todo son personajes secundarios cuyos nombres no acertamos a recordar. El bosque se camufla en si mismo. Pero hoy ha dejado un rastro de hojas bien visible. Síguelo antes de que las desordene el viento, antes de que la nieve las oculte. Serás el extra que estábamos esperando.


viernes, 1 de septiembre de 2017

El viejo y la gata







Pincha en las imágenes para verlas a mayor tamaño
    

Hoy como entonces, el viejo alisa la hoja de la guadaña y el tiempo se concentra en torno a esa tarea que se demora por el filo de la tarde. Mientras, la gata, tendida a sus pies, amortigua en si todos los sonidos. Cuando yo llego, el viejo hace una pausa en su golpeo y la gata en su reposo. El fotógrafo presencia la gracia de una danza no escrita en la que involuntariamente participa. En momentos como este el reto ya no es saber cuándo disparar sino cuándo dejar de hacerlo.

lunes, 24 de julio de 2017

Mira por donde



    Poco después de tomar esta foto, anduve un rato sin rumbo por las callejuelas de Arnedo hasta que me detuve en una esquina tratando de ubicarme de nuevo y avistar a mis compañeros de viaje. Me abordó entonces una mujer ya de cierta edad y me pidió un número para el sorteo del día. Lo hizo con tal seguridad que tardé unos segundos en reaccionar: creo que se confunde, le dije, ay, perdone, y sin más se fue, con el mismo paso resuelto con el que había llegado. Supongo que la señora iría pensando en sus cosas y de pronto mi cámara al cuello y mi mirada un tanto perdida le recordó la estampa del vendedor de cupones callejero con su familiar ristra de la suerte. La anécdota sirvió para unas risas y fue engullida inmediatamente por el tráfago propio de los viajes de fin de semana. Pero no deja de tener su miga que aquella buena señora confundiera a un fotógrafo con un ciego. Me da por pensar que, a lo mejor, es más lo que nos une que lo que nos diferencia: una misma alerta y esa necesidad de extraer de la confusión intrínseca del mundo las señales con las que orientarnos. Vete tú a saber, tal vez el ejercicio de tomar fotografías es solo un remedio parcial contra algún tipo de ceguera mal estudiada. Por lo demás, aunque me alegro de poder ver, me hubiera gustado dar a aquella mujer desconocida el trocito de suerte que me pedía.


lunes, 26 de junio de 2017

Ejercicio de verano



    Ahora que el verano ha vuelto de sus largas vacaciones ¿recuerdas como caía la noche en Aix-en-Provence? En las mesas servían mediterráneo embotellado mientras el cálido aliento de la montaña de Cezanne nos acompañaba por sus plazas cambiantes. Lámparas encendidas mostraban el interior de las casas, sus modestas bibliotecas, el color de sus paredes. Y la belleza se reducía a una forma de caminar o de sentarse. 


miércoles, 7 de junio de 2017

Amarga margarita




Amarga ruleta 

de margarita rusa, 

con amor desbocado 

te deshojo a mordiscos. 

Aplaza tu respuesta 

y permite que viva 

en la dulce demora 

de un pétalo más.


Archivo del blog