viernes, 25 de noviembre de 2011

Memoria gráfica



La memoria, además de caprichosa, suele ser una ingrata. Modelada por el soplo insobornable del tiempo, va adoptando la forma de una pirámide invertida, de modo que todo el edificio fía su equilibrio en unos pocos recuerdos lejanos que se libran de la zapa, más valiosos cuanto más escasos. Así, el balance final suele estar falseado por el mayor peso de lo reciente y para cuadrarlo con algún viso de honradez habría que restituir una a una todas las ganancias perdidas. Aunque naturalmente, nada de esto sirve de consuelo a la hoja que cae, rehén antes que de la muerte, de su propio olvido.

25 comentarios:

  1. pero es una muerte que da vida al convertirse en humus, no lo olvidemos

    ResponderEliminar
  2. Preciosa foto y bellísimas palabras. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. muy bonita y elegante entrada. la foto es preciosa, el texto tambien aunque siempre he oido decir que para experimentar placer o dolor hay que tener consciencia de ser uno mismo, creo que la hoja no la tiene así que morirá tranquila, en paz, como una secuencia sin mas, de la vida natural.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Llevas razón en lo que dices Xuan. Pero las hojas que caen no pasan nunca desapercibidas, y menos si pasa por su lado una mirada como la del ojo de tu cámara.
    Me pongo contenta cuando publicas.

    ResponderEliminar
  5. Toda una paleta en una hoja.
    La naturaleza es única.
    Besos, Xuan.

    ResponderEliminar
  6. Capa a capa la memoria nos hace estratos de recuerdos y de melancolías.

    ResponderEliminar
  7. Alguna vez he oído decirse entre dos:

    'Todavía recuerdo aquel día que me sacaste los colores'.

    Xuan, ¿también el Alzheimer afecta a los árboles?

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla de colores, me encanta. Saludos.-

    ResponderEliminar
  9. Me admira tu desmadrada contención. Fantástica pintura y hermosa confesión.

    ResponderEliminar
  10. Joer, qué barbaridad de foto, amigo. Una explosión de color y una luz y texturas, increíbles.

    Darte mi más sincera enhorabuena, una de las mejores fotos que he visto ultimamente.

    El texto, no se queda a la zaga, cuánta razón tienes, la memoria juega con nosotros y se transforma a su antojo, o la transformamos inconscientemente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y ahora que te digo yo.
    Además de una gran foto una sabia presentación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Alguien escribió en esa hoja un tratado de mineralogía.
    Hoja que ha sido rescatada de la muerte y del olvido.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Con esta y muchas hojas deberíamos hablar, no de memoria, sino de imaginación desbordante.

    ResponderEliminar
  14. Cada una de sus nervaduras representa una arruga del tiempo, cada color un poco de su memoria física. Y las palabras, siempre las palabras

    ResponderEliminar
  15. Es una belleza de hoja..con tonos ocres ,verdes y amarillos..
    me encanta el encuadre que le has dado
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Qué pasada de foto!!
    Menudo colorido tan precioso te ha quedado....
    Me encanta esta y toda la serie otoñal.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. assim como uma paleta, gasta pelo uso das cores e a carícia do pincel...

    ResponderEliminar
  18. Yo no entiendo un carajo de fotografía, quizás por eso no aprecie retoques, ni formulas magistrales de enfoque, ni nada de eso. Solo sé que hay imagenes que me gustan o no me gustan y esta me parece como si en la naturaleza hubiera alguien dejando pinceladas de color como esta.

    Besos desde la roca que me cobija

    Mar (...la vendedora de humo)

    ResponderEliminar

Archivo del blog