sábado, 25 de marzo de 2017

Piezas de museo



    Nuestro hombre en su afán de no repetirse y también, de paso, reconocer el valor único de cada palabra, su condición de obra de arte indiscutible, se propuso no reutilizar ninguna. Cada vez que pronunciara un determinado vocablo sería la última. 

   Su discurso se volvió entonces mucho más preciso pero al mismo tiempo carente de fluidez: tan pronto hablaba casi en aforismos, con frases cortas y esenciales, como recurría a interminables rodeos y perífrasis hasta para pedir una cerveza con tal de no utilizar el término en cuestión. Oírlo hablar era como contemplar al escalador trepando una pared vertical sin sujeciones, localizando cada próximo asidero antes de mover un dedo. 

   Poco a poco fue agotando su vocabulario, que tampoco era tan extenso como creía. Tras una fase de metáforas audaces sus mensajes empezaron a resultar tan arcanos que muchos llegaron a tomarlo por el profeta de alguna olvidada religión. Cuando al fin acabó con todas sus palabras, primero emitió un profundo suspiro y después comenzó a dar saltos entre sonoras risotadas. Y esta vez todo el mundo lo entendió sin necesidad de decir nada. 

15 comentarios:

  1. Creo que me quedo con el final, Xuan, que a la postre nos vamos entendiendo sin necesidad de decir nada. Claro como el agua.
    Cuanta profundidad la tuya.

    ResponderEliminar
  2. Y al fin se hará realidad aquél aforismo que decía: "si todos nos callásemos a no ser que supiésemos de lo que estamos hablando, un silencio sepulcral descendería sobre la tierra". Aunque bastante exagerado el mentado aforismo, acabaríamos echados a la bartola, como el ciudadano que nos presentas, dedicados a contemplar imágenes compulsivamente. Ya me he liado.
    Un abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
  3. enmudecer ante una ristra de internas palabras... colapso verbal perecedero y perenne también :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que se echó a reir.
    Imagina que le diese por llorar ...
    Un abrazo, XuanRata.

    ResponderEliminar
  5. Por un momento giré la fotografía: un hombre apoyado en una pared contemplaba un gran dibujo a sus pies... Se encontraba el sentido.
    Excelente fotografía, claro.

    ResponderEliminar
  6. Ufff, que buena!!!. Primero he visto la foto parcialmente en el reader que uso para seguir mis blogs amigos y solo la he visto parcialmente la parte superior, con los tubos del edificio y el cartel y he pensado: -Mira, esta foto de Xuan no me va a gustar tanto como otras.

    Pero que equivocado estaba!!!, la gracia de la foto, lo que la hace única está en la parte inferior de la foto, ese hombre tumbado es de lo mejorcito que he visto en fotografía en mucho tiempo. Que puntazo le da a la foto, es como un buda urbano cotemplando su obra. ¿Pero quien se tumba así en el suelo?, si es que parece difícil de creer. Y esa niña corriendo, otro puntazo!!!. Pero es que además la foto tiene una profundidad increíble, propiciada, pos supuesto, por la excelente composición de la misma con esas líneas tan bien puestas. En fin, Xuan, el texto excelente, pero la foto esta vez se sale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera gustado que la niña estuviera más cerca. Y el hombre tumbado también. En realidad, casi siempre me parece que no me acerco lo suficiente. Dos o tres pasos más podrían haber bastado, aunque quien sabe donde estaría entonces la niña... Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  7. El interés está en la parte inferior, y muy bueno por cierto, el resto, en mi opinión, es sobrante, complica la lectura de la imagen y casi que distrae. Pero está claro que tu lo hiciste premeditadamente, para incorporar el resto de elementos. Quizás acercarse un pelín más y en formato apaisado. ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente el interés está en la parte inferior de la imagen, pero la grandiosidad del edificio confiere una dimensión empequeñecida a los personajes y transmite fielmente el espíritu del lugar. Además creo que permite una lectura de la imagen que trasciende lo puramente urbano. Me hubiera gustado hacer esa otra foto que dices y algunas más, el sitio lo pedía, pero en aquel momento no tenía tiempo y me fui con pena de allí. Y ya no pude volver más tarde, cosas de los viajes. Gracias, Ramón.

      Eliminar
  8. Desde la primera vez que vi este sitio, con 6 años, me tiene intrigado. es impresionante, como toda esta ciudad. La foto es estupenda.

    ResponderEliminar
  9. o simplemente se contentó con comunicarse a través de emoticones...

    ResponderEliminar
  10. Una foto llena de detalles, para perderse en ella, pero el hombre tumbado en el suelo, es la guinda del pastel.

    Me encanta el procesado, le va muy bien al lugar.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado tanto la fotografía como el texto, me parecen magníficos.

    ResponderEliminar
  12. Preciso periplo el que propones. Lo que se pretende decir con todo al final se entiende con nada; si al principio fue el verbo al final, si alguna cosa hemos entendido durante el viaje, solo puede quedar la risa. Por fin ese museo total en el que ya no es necesaria obra alguna.
    Un enorme placer la entrada, Xuan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Josep. Con menos palabras se dice mejor. Para ejemplo, las tuyas.

      Gracias, y un abrazo.

      Eliminar

Archivo del blog