viernes, 29 de noviembre de 2019

Encuentro en la sierra




   Sin otra referencia que el frío que cubre la mañana como una lona bien ajustada, se ha dejado llevar por las pistas ganaderas que recorren los pastizales de la sierra. Sin más señal que la voz cascada de los cuervos y el perfil uniforme de los montes que parecen haber tocado techo, abandona el viejo land rover y echa a andar sobre la hondura que la nieve tejió. Y sin otro indicador que el aire envuelto en una luz huérfana, vestigio de un sol venido a menos, termina por encontrarse con él, frente a frente, como en un western de serie b, y no sabe si ese tipo allí plantado es el último de un ejército en retirada o la avanzadilla de otro que ya viene tomando posiciones, si su desafío es fruto de la confianza o de la desesperación. 

  Recuerda entonces y comprende aquel juego de la infancia: el primero que se mueva pierde, el primero en cerrar los ojos paga. Así que contiene la respiración, conjura el frío, presiente los síntomas irreprimibles del estornudo.



10 comentarios:

  1. Cabe la posibilidad que sea el que avanza en retirada, aquel que escucha el silencio de la nieve y sabe que alberga la única razón posible, la única razón habitable; alguien que sabe que la vida es precisamente ese juego: "el primero que se mueva pierde; el primero en cerrar los ojos paga".

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado leerte y sentir con el protagonista y frío aterrador ante la cita con su ppropio yo.

    ResponderEliminar
  3. Recreaste una escena muy cinematográfica, tensa, incluso misteriosa. Y me encanta ese dejarla abierta a nuestra imaginación con ese estornudo a punto de aparecer, que puede ser un guiño de humor o el inicio de un desenlace fatal...

    La fotografía me parece impresionante, y apoyada con el texto me hizo recordar "Fargo"

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es simplemente, la vida... Que se mueve con nosotros... Buen trabajo, amigo

    ResponderEliminar
  5. Una maravilla de foto, y me encanta como escribes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La vida vaquera, el western rural: espinosa existencia.

    ResponderEliminar
  7. Viendo tu foto, entiendo bien el desasosiego del encuentro. Creo que esa falta de certeza, que nos lleva a perder el control de las situaciones, es una nuestras mayores debilidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La nieve nos devuelve siempre a la infancia, pero esa imagen tuya da un tono trágico perfecto al final del texto. Quién sabe qué le depara a uno una derrota.

    ResponderEliminar
  9. Ignoro si la foto es reciente, aunque no me extrañaría que lo fuera.

    Esta imagen me ha dejado helada. Si cerramos los ojos, cara nos va a resultar cara la broma.

    Aquí en el sur hoy, hemos tenido un tiempo cambiante, a eso de las ocho de la mañana, pegaba ir abrigado. Las abundantes lluvias de la noche anterior terminaron marchándose. A eso de las 11 y treinta de la mañana, el sol calentaba y te estorbaba el chaquetón. Sobre la una del medidodía se nubló el sol y corría ya un aire algo fresquito...estos cambios de tiempo también provocan el estornudo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Con el frío que transmite la imagen lo que apetece encontrar es un refugio con un buen fuego y un tazón de caldo.
    Salud.

    ResponderEliminar

Archivo del blog