viernes, 15 de mayo de 2020

La noche




   Fíjate en toda esa noche que se agolpa al final de la barra, allí donde rompen las olas y se apuran botellines de mahou y cocacolas

   Siente cómo se ajusta la noche a la pátina del aire: es la misma precisión con qué se acoda el cebo en el anzuelo. 

   Atiende al silbido del sedal contra la sombra, mira cómo lo alza el látigo del faro, cómo rueda la ruleta del carrete. 

   Escucha cómo profundiza la plomada a través de la corriente.

   Advierte, pez, cómo llega la noche.


36 comentarios:

  1. La foto aparte de medida al milímetro es una maravilla.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que recuerda al cartabón de los tiempos escolares, y a aquellos ángulos agudos y obtusos que marcábamos con semicírculos sobre sus vértices. Aquí los grados vienen expresados en intensidades de luz, pero es más o menos lo mismo, un ejercicio escolar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me gusta tirarlas cuando aparecen esas luces, me imagino que es manía persecutoria.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la hora mágica en que podemos fotografiar la noche antes de se de cuenta de que la estamos fotografiando. Es la noche robada.

      Un saludo

      Eliminar
  3. ¿Cómo no picar el anzuelo? Dan ganas de ser pez para hacerlo.

    La foto es maravillosa. Del conjunto, ya sabes qué pienso: como siempre, perfecto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que en esta escena la luz del faro es como esa luminiscencia que llevan colgada sobre si algunos peces abisales: confieso que yo mordí el anzuelo repetidamente.
      Besos

      Eliminar
  4. Una de las cosas que echo de menos son mis viajes de madrugada a ver el mar, sentir la brisa y pescar alguna foto si es posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo mis excursiones de mañana a ver el monte, su frío, su luz recién lavada, esas cosas. Se impone una corriente migratoria interior en cuanto sea posible.

      Eliminar
  5. De noche es mas fácil picar el anzuelo. Yo ya lo he picado, y me pasaría horas y horas contemplándola a través de este prodigio de fotografía.
    Un abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero este momento de la noche, cuando la noche se despierta por así decirlo, es efímero. Una vez que hemos picado la noche nos engulle sin contemplaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Somos como mariposas nocturnas sin miedo a quemarnos.

      Eliminar
  7. La línea que recorre y cruza casi de lado a lado la fotografía hace que nos sintamos seguros, que notemos la tierra bajo nuestros pies pero, es al recorrerla y llegar a su fin cuando bajo la leve luz del faro, nos sentimos seguros del todo mirando tanta inmensidad. Una maravilla XuanRata.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luz del faro es sinónimo de puerto, o si no, de advertencia de peligro, de seguridad al fin y al cabo (y nunca mejor dicho). Los faros son como las migas en el camino de pulgarcito: debemos mimar su luz y protegerla de los malos pájaros avariciosos.

      Eliminar
  8. Es fácil imaginarlo a través de tu fotografía.
    Palabras e imagen en un perfecto tandem.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez las palabras tratan de mostrar lo que no se ve pero está, mi experiencia de ese instante destilada desde la espera.
      Besos

      Eliminar
  9. Qué maravilla de foto.
    Buena metáfora visual de lo que están siendo estos días: por más oscura que sea la noche, siempre queda luz.

    Besos luminosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una luz en torno a la que reunirse, aunque sea manteniendo cierta distancia: la luz, como el fuego, une.

      Eliminar
  10. Muy bella imagen, amigo... Me gusta mucho su composicion
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ildefonso. Composición rigurosa pero abierta.

      Eliminar
  11. Advierte, pez, cómo llega la noche. Que magnífica manera de cerrar este texto tan inspirador. En este caso me gusta el texto casi más que la foto. Aunque el ambiente, la luz mortecina de la foto es excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el pez que muerde el anzuelo llega la noche más larga, como decía Aute, al alba.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Imagen y palabras van a una. ¡Me encanta esta entrada, Xuan!
    Un abrazo y cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jordi. Me alegra que percibas un mismo espíritu en ellas. Realmente esta vez pretendían complementarse.

      Eliminar
  13. Geometría iluminada.
    Llega la paz.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la geometría está al servicio del espacio negativo de la foto, es decir, sirve para abrir antes que para cerrar. Tal vez por eso es una geometría que transmite tranquilidad, aire, pese a la noche.

      Eliminar
  14. Excelente texto, gran imagen y comnposicion, muy bien compuesta, cuidate, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jesús, es una imagen muy simple, tan solo el atrevimiento de dejar más espacio vacío del que suele ser habitual en busca de una mayor expresividad.

      Eliminar
  15. Divina esta imagen, siento la noche en mi iris.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces es el momento de cerrar los ojos y apurar el cebo hasta el final.

      Eliminar
  16. Me encanta la foto y la certeza de que todo lo que cuentas en el texto ocurre en ese lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, todo estaba allí y mucho más que no cabe en la foto y mi imaginación no alcanza.

      Eliminar
  17. Una imagen muy hermosa, y del texto solo tengo que decir que me encanta. Un abrazo

    ResponderEliminar

Archivo del blog