jueves, 14 de mayo de 2009

Paravuelo


Estaba firmemente convencido de que volar era solo una cuestión de convencimiento. Y desde luego, nunca consideró que carecer de alas fuera un inconveniente, sino más bien todo lo contrario: un acicate. Por eso, aquella tarde en la que logró elevarse del suelo de una forma duradera, no experimentó sorpresa sino satisfacción, además de un ligero cosquilleo en cada uno de los remaches de sus ballenas de fibra reforzada. En seguida ganó altura y cuando quiso darse cuenta ya estaba dejando atrás bosques y praderas. A las dos horas de travesía sintió una ligera indisposición: necesitaba plegarse para desentumecerse un poco. Pero al parecer, dejar de volar requería dosis aún mayores de convencimiento. Tras cuatro días reforzando su autoestima lo logró y empezó a descender justo en el momento en que amainó el viento del oeste, lo que consideró una feliz coincidencia, además de un excelente augurio.

41 comentarios:

  1. Los hados te acompañan :) y que siempre lo sigan haciendo, si.
    Qué emoción, yo también quiero, ahora mismo me pongo a ello :))
    No diré más, se merece el silencio de admiración -.-
    Un abrazo y besos

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Xuan… ahora mismo, a pesar del frio reinante, me quitaría el sombrero si no fuese por que una fría ráfaga de viento se lo llevo sin considerar para nada la edad de uno ni sus posibles achaques.
    Una gran composición acompañada de las palabras justas para hacer de una entrada un cumulo de sensaciones. Todas… placenteras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. que vuele feliz, por lo menos hasta que llegue la lluvia...

    ResponderEliminar
  4. Yo también quiero ser aérea y viajar por esos espacios, que nunca veo desde el suelo.
    El texto muy apropiado dandole soporte a la imagen, o ¿será al revés?

    ResponderEliminar
  5. Al menos sabe lo que es volar...algunos solo lo hacemos con la imaginación... Buena toma, muy original.

    ResponderEliminar
  6. Discrepo contigo Xuan, si algo está preparado para volar es un paragüas, somos nosotros lo que le hemos asignado un uso para el cual, sufrido, cumple su cometido con dignidad, pero a la menor brisa reclama su estado natural, que no es precisamente ser protección. Poesía visual, me encanta.

    ResponderEliminar
  7. ... y? A história não continua? É que eu estava a ser levado por ela como um balão pelo vento...

    E a foto? Um ódio não ser minha.
    (é só uma forma de falar, fica tranquilo)Os deuses da fotografia mergulharam-te no caldeirão quando eras chiquito,

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un texto encantador...luego miro la fotgrafía y vuelo..

    ResponderEliminar
  9. Destaca la imagen en su originalidad pero gana muchos enteros con tus palabras que podrían dar pie a un relato más largo ¿Te lo has planteado alguna vez?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Volar sobre montañas y ríos, praderas y colinas, qué maravilla con sólo abrir un paraguas!
    Hoy mismo lo intento, te mandaré un beso desde las alturas, te lo mereces siempre.

    ResponderEliminar
  11. Admirable, el texto y la fotografia.
    Disfrutar de la soledad y del paisaje volando a nuestro antojo... yo quiero ya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Duscuido con el paragua ha hechado a volar, pero habil con la foto.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. has convertido una foto sosa y plana en algo espectacular con la simple inclusion de un paraguas...
    genial...........salu2

    ResponderEliminar
  14. No se me ocurre otra cosa que decir ¡GENIAL! ¡qué verdes! ¡qué vida le das a la imaginación!

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué magnífica foto, lanzaras o no el paraguas para hacerla, qué magnífica foto!

    ResponderEliminar
  16. Una foto de lo más simpática y creativa.
    Por gustarme me gusta hasta el color del paraguas.

    ResponderEliminar
  17. Ya lo sabía.
    Los vientos de la genialidad bufan por aquí!

    :)

    ResponderEliminar
  18. Muy buena foto Xuan, aunque solo hubiera aparecido el paraguas sobre el fondo del cielo, hubiera continuado siendo una gran foto. Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Quizás el encargado de turismo de Asturias no dudaría en pedirte precio por esta foto, pero también debería de preguntarte respetuosamente si te apetece que una imagen tuya se salga de los canales habituales, no todo está en venta, los vientos se cotizan y son bastante esquivos.

    preciosa, mágica, en fin, da gusto venir a Asturias, a la tuya, un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Si estaba tan convencido de poder volar ¿Por qué no lo hizo antes? ¿Le decepcionó su dueña o fue precisamente impulsado por ella?; tal vez por una niña impaciente cansada de la lluvia o simplemente con ansias ella misma de volar.
    Otra posibilidad es que estuviera asustado de estar cada vez más mimetizado con el entorno, quién lo sabe.
    ¿Fue casual el verde del paraguas señor fotógrafo?

    ResponderEliminar
  21. Está bien que de vez en cuando se inviertan las funciones para las que están dotadas las cosas. En vez de paraguas, a por aguas, y encima vuelto del revés para acumularlas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Premio. Yo creo que tienes que pasar a recoger el premio. No sé dónde, pero a alguien le corresponde dártelo. Esta foto se lo merece. Y junto a ella, en el catálogo de los premiados, debería aparecer el texto. Es todo fabuloso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Me encantó la historia porque, como todos, la adapté a mi manera... en resumen, hay que volar alguna vez, mejor de vez en cuando, porque no hay nada peor que pensar que nos quedan cosas pendientes por vivir.

    ResponderEliminar
  24. Verde que te quiero verde... a volar se ha dicho!!!!!!
    Besos sin gluten

    ResponderEliminar
  25. Parece que el paraguas et lleve a otro destino ,es como un iman miras la fotografia y vuelas con el

    ResponderEliminar
  26. que buena.... y el caso es que volo.

    saludos

    ResponderEliminar
  27. No se si lo crearon para protegernos del sol... o de la lluvia...o de miradas indiscretas en un beso una tarde lluviosa, pero me haces dudar de si no han sido creados para que tu... lo sorprendas en una nueva aventura...

    Como siempre, has sabido captarlo, y... me encanta el encuadre y la combinación de verdes.

    un besazo

    ResponderEliminar
  28. Qué bella toma! llena de misticismo... aunque tan sólo sea un paraguas, tiene un toque especial, enhorabuena por transmitir de este modo!

    ResponderEliminar
  29. Surrealista. Texto e imagen. Invitación clara a la fantasía, a los cuentos infantiles y a las narraciones clásicas.
    Me llena de alegría la entrada, ... y la alegría es esperanzadora, siempre.

    ResponderEliminar
  30. Gracias por convercernos de que se puede volar... cuantas veces lo habré pensado. La composición, el momento, la historia, me has alegrado la tarde, vamos. Un abrazo Xuan.

    ResponderEliminar
  31. Excelente composición,y un texto precioso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Y luego dicen que Mary Poppins no existe...

    ResponderEliminar
  33. y que sensación tan maravillosa esa de volar... merece la pena hacerlo... o puenting, parapente, avioneta... como sea... pero sentir la mayor de las libertades... Una foto Genial.

    ResponderEliminar
  34. Tienes una imaginación desbordante, tanto visual como literaria.
    Genial fotografía para un hermoso texto o genial texto para una hermosa fotografía.
    Un placer.

    ResponderEliminar
  35. Preciosa composición y
    encuadre Xuan

    Abrazos

    ResponderEliminar
  36. Falta el mar. Pero la araña y su tela vuelan, despliegan su musaraña verdacea bajo un anclado paisaje, que nunca la hace perder pie.
    Un cielo blanco, nitido, le ofreces donde poder seguir navegando por la imaginacion de tu calendario de instantes.

    ResponderEliminar
  37. El antiguo comentario era mio, Xuan.
    Eva

    ResponderEliminar
  38. Hermosa fotografía, tiene unos colores increíbles y transmite tanto!!! y mucho más con tu relato, quién no soñó volar??
    Te felicito por tu blog, es sumamente interesante y entretenido, las fotografias son bellísimas. Saludos. Mariana

    ResponderEliminar
  39. Interesante. Es bueno mirar retrospectivamente para encontrar el cómo y el porqué.

    Y de nuevo la pregunta ¿este texto es genuinamente tuyo?

    Cabos sueltos, si. Demasiados.
    Cuando uno sabe, y ha encontrado la autoestima, no necesita de la mentira, por esto ya no está, ni el el suelo, ni en vuelo. El tiempo te lo irá demostrando.

    ResponderEliminar

Archivo del blog