miércoles, 26 de octubre de 2011

Dos tiempos

Playa de Dona Ana, Lagos - Portugal

Yo no sé en qué momento la mañana se transformó en proceso químico, pero el caso es que el aire se fue estratificando y antes de cerrar la sombrilla ya se habían depositado sobre el horizonte varias soluciones impermeables entre sí. Una vez que estas capas lograron asentarse ocupando todos los vacíos, el proceso se estabilizó. Decir que entonces el tiempo se detuvo sería descriptivo pero inexacto. Más bien se produjo un corte y en el filo de ese corte estaban el día y la sombrilla plegada, estaban nuestros rostros y la lluvia fina, la orilla silenciosa, y estaba también el pequeño islote frente a la playa que contenía a su vez otro corte donde persistía, y supongo que aún persiste, el vestigio empeñado de las eras. La inmensidad temporal que la roca contiene, incrustada como un fragmento más en el interior de la instantánea duración de la escena, era una especie de confirmación material de esa hipótesis según la cual un segundo, cualquier segundo, es el resumen completo del pasado. Y quién sabe si también la cifra del porvenir, aunque necesitemos el porvenir entero para desentrañarla.

Pero además de lo que la roca contiene y retiene la mañana, está lo que le falta, que es precisamente aquello que la anima: sobre la mole de la piedra aparece tallada la forma misma del viento que es la vela, recogiendo empuje, aligerándose de forma imperceptible, separando el espacio donde otra vela más lejana sirve de vehículo y refugio a la pupila de un niño que desde lo alto mira y sueña una plenitud más larga que la aplazada plenitud de la piscina.

18 comentarios:

  1. Dos tiempos y un único universo...
    Perfección al límite!
    Excelente!
    Un placer para la mirada y el alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La señora dice: ¿Y dónde la roca? Si estaba aquí ahora mismito.
    Así tú, nos traes y nos llevas por la magia de la mirada y la palabra.
    Besos, Xuan

    ResponderEliminar
  3. Semeja una isla soñada o tal vez en permanente viaje...

    Un abrazo, Eduardo

    ResponderEliminar
  4. Sin desmerecer la primera, la segunda es genial, por tonos, composición.

    Enhorabuena.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A mí la roca me parece que navega mejor que el velero.
    El tiempo cambia, en efecto.

    ResponderEliminar
  6. Ante la mirada sin límite todo ocupa su exacto lugar y cumple su exacta función.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno que regresaras!!
    de verdad!
    se extrañaba ya esa inspiradora manera de fotografiar para contarlo.-

    ResponderEliminar
  8. Si tenemos en cuenta el tiempo que lleva la roca ahí sufriendo los embates del mar y el viento hasta moldearla de esa forma la perspectiva de la piscina parece más efímera.¿Quizás como las vacaciones?

    ResponderEliminar
  9. genial poste compañero, lo que cada vez menos es surpresa

    abrazo

    ResponderEliminar
  10. Son tan semejantes roca y velero que me cuesta distinguir cuál se mueve

    ResponderEliminar
  11. El niño comprendió el sentido profundo del grito "¡Tierra a la vista!" ante el asombro del descubrimiento.

    ResponderEliminar
  12. la vela de piedra,
    qué buen título para una novela
    saludos!
    RAUL

    ResponderEliminar
  13. Lindas fotos buen colorido, contrastes y los escritos para cada una muy inspiradores. Saludos

    ResponderEliminar

Archivo del blog