miércoles, 17 de mayo de 2017

Los caminos del aire



    Durante un tiempo prefieres ignorar el cosquilleo. Mueves las alas, sí, pero solo para abanicarte. Continúas afanándote sobre los surcos, buscando la semilla malograda o el mínimo tallo que no advirtieron otros picos. Sabes que aquí mismo, bajo tus patas, está todo cuanto puedes desear. Hasta que una repentina corriente remueve el polvo de la tierra. Los álamos murmuran. Ya se abren los caminos del aire.


12 comentarios:

  1. Oh, Xuan. Cuantas veces no habré soñado y deseado ser pájaro, y que bajo mis patas tenga todo cuanto se pueda desear.
    De verdad.
    Si alguna vez volviera a nacer me gustaría ser ave y abrir mis alas como si fueran abanicos para encontrar sin más los caminos del aire. Me encontraría contigo, nos miraríamos y nos regalaríamos una larga, larga sonrisa.
    Algún buen fotógrafo nos captaría con su cámara y nos haría inmortales.
    A ti y a mi.

    ResponderEliminar
  2. Excelente composición. Parece como si hubieras congelado varias imagenes en una.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si la foto es buena, y que duda cabe de que lo es, el texto es sugerente y genial. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pienso lo mismo que Antonio. Con cada cigüeña tenemos una foto con la composición perfecta, con esa tierra arada y la suave lejania del horizonte el contraste con las cigüeñas se acentúa. Genial. Me recuerda a mis infructuosos encuentros con las avutardas.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esa sensación de remnontar el vuelo de unas cigüeñas y una de ellas ya en pleno despegue.

    Muy oportuno estuviste, Xuan.

    Felices vientos.

    ResponderEliminar
  6. También dicen que en el aire no hay caminos.
    Siempre me fascinó el vuelo de las cigüeñas, su despegue y su aterrizaje.
    Buen fin de semana.
    Un abrzo, XuanRata.

    ResponderEliminar
  7. Esa cigüeña remontando el vuelo es todo un símbolo de libertad y esperanza.

    Un abrazo Xuan.

    ResponderEliminar
  8. Querido Xuan, dada mi fecha de nacimiento, he de confesar que un servidor empatiza cada vez más con la cigüeña que se puede observar en un rincón, justo a la izquierda de todo ese revuelo. Es más, no me extrañaría que a esa cigüeña, observadora y casi reflexiva, le guste la fotografía.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Quizá sean lo álamos los que mejor vuelen. Y los has convertido en protagonistas (por ausencia) de la fotografía.

    ResponderEliminar
  10. Genial volar por tu blog, que envidia me dan las cigüeñas, yo siempre desee volar y me da miedo la altura, ironías de la vida.Pero a estas las capturaste en plena faena de despegue tendré que estudiar como se abren las alas y se preparan las plumas para mi próximo viaje.

    ResponderEliminar

Archivo del blog