miércoles, 9 de enero de 2019

Orilla del Majaceite



   También allí, bajo el denso dosel vegetal, llegaba el calor que supuraba de mi frente en gruesas gotas, morosas como las horas de aquel tórrido mediodía de finales del verano. En vano seguí el curso del cordón de mis zapatillas a través de ojales, bucles y lazadas con la intención de adivinar de cuál de sus extremos había de tirar si quería entregar mis pies al frescor que el río prometía. Mis manos sudorosas sostenían los cabos del diabólico artefacto en que se había convertido la mañana: solo uno de ellos liberaba el nudo, el otro lo estrangulaba. Artificiero del instante, cerré los ojos, contuve la respiración y, sin cuenta atrás, me encomendé al dios de los esclavos a los que no les queda otra que jugársela.


30 comentarios:

  1. y de pronto, imagino, que supiste lo que tenías que hacer y lo hiciste a la perfección logrando una paleta de grises suaves pero contrastados y con ellos compusiste una imagen que transmitía serenidad, quietud y un puntito de frescor. Genial. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me transmitía una fuerte nostalgia de una jungla en la que nunca he estado y probablemente nunca estaré más allá del cine o la literatura.

      Eliminar
  2. ¿Cómo deshacer la maraña? Al personaje de tu texto lo imagino niño, y sin embargo llega a un aprendizaje muy válido para los adultos: la necesidad de jugárnosla cuando necesitamos/queremos algo y no tenemos claro cómo lograrlo, lo que por otra parte suele suceder así.
    La maraña vegetal de la fotografía es maravillosa. Llena de metáforas

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es una maraña viva y cambiante, atributos de una maraña que verdaderamente se precie de serlo.

      Eliminar
  3. Así como las ramas, sutilmente, atrapan el entorno en qué viven, tu foto junto al texto, nos atrapa de frente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mi me atrapó y más que por su trama, por lo que tenía de desbordante para el mínimo recinto del visor: lo complicado era, como casi siempre, donde cortar sin herir.

      Eliminar
  4. Por favorrrrrrrrrrr cómo me ha gustado lo que has escrito, un hecho tan simple y es una obra de arte tu descripción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy. Los hechos más simples son los más sorprendentes y los hechos complejos solo podemos comprenderlos si los dividimos en hechos simples. Besos.

      Eliminar
  5. Entramados y entresijos que las estaciones ni sabrían contar...
    Nudos, e hilos finos...
    De toda esa historia que enhebramos, andamos hechos, con sus descosidos y recosidos.
    Desatando nudos, liberando días, soltando... viviendo.

    Besos, Xuan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anudar y desanudar: dos acciones que repetimos a diario tanto los que usamos cordones como los que no.
      Besos.

      Eliminar
  6. El laberinto de la vida. Y sin embargo, o por ello, siempre hay que jugársela.
    Un abrazo, Xuan.

    ResponderEliminar
  7. Muy bello el modo en que has captado ese laberinto, amigo... Muy buena imagen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sucede tantas veces hay varias fotos dentro de esta, la parte derecha es un imagen plácida del río y a través de ella se respira; la izquierda en cambio es un garabato tan bello como asfixiante. No supe renunciar a ninguna de las dos partes.

      Eliminar
  8. Un lugar mágico, donde con tanta enredadera parece de difícil acceso y de complicada salida.

    Buen fin de semana, José Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso, ahora que nadie nos oye, que finalmente me bañé en el río, no solo libre de zapatillas sino también de cualquier otra prenda. La salida fue complicada, como bien dices, pero obligada porque el agua estaba tan fría como caluroso era el aire que la rodeaba.

      Eliminar
  9. Estoy convencido de que saliste victorioso.
    Aquí está la imagen que lo demuestra.
    Un abrazo,XuanRata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te negaré que después del baño poco me faltó para buscarme un taparrabos y quedarme allí, pero el valor no me alcanzó para tanto. La foto es un pobre consuelo.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Sin embargo dicen que vale la pena hacer un esfuerzo con tal de ver las maravillas de ese sendero.

    Todo el mundo que hace un recorrido por su cauce, regresan hablando de su belleza. Desgraciadamente yo no lo puedo hacer, si bien todos los veranos tengo como destino Cádiz, de la costa no me suelo retirar.

    Pienso que el calor del sendero no es más fuerte que en el asfalto de una ciudad en donde se puede superar con creces los 40º. Salir a la calle con tan alta temperatura es una gran prueba de resistencia.

    Que pases un buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sendero muy sencillo y accesible, y en aquellas fechas calurosas una de las mejores opciones sin duda, aunque todo en los pueblos blancos tiene un encanto y una quietud que enamora.
      Un saludo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  11. Yo me he sentido como Tarzán en este paraíso caluroso, de lianas y ramas entrelazadas que has creado con un click.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he sentido como Tarzán y Jane juntos. El cocodrilo no podía andar lejos.

      Eliminar
  12. Me parece todo un acierto la edición en blanco y negro para centrarnos las formas, texturas y reflejos que dibuja la naturaleza.

    Un trayecto visual agradable recorrer ese bonito rincón a través de las sinuosas formas que a modo del hilo de una madeja marcan el camino.

    Y por supuesto bien hilvanado con el texto, o viceversa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que el cordón del texto tiene algo de cordón umbilical con el lugar de la fotografía: es hijo de ella y de ella se alimenta.

      Eliminar
  13. ¿Xuan, y no te planteaste deshacerlo al modo "gordiano"?
    Políticamente no será el mejor visto, pero es tan práctico por su menor esfuerzo y por tanto el de menor sudoración.
    Yo, en las pelis, los he visto a machete y tahalí
    Y en la belleza del texto y fotografía tuya, casi te sentirías como un "Don Xuan de Adelantado e Rata"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de abrirse paso, sin duda, y la más expeditiva. Pero tiene el incoveniente de que después no es posible volver a atarse los zapatos ni volver a unir lo que el hombre ha separado. Dejemosla para los grandes descubridores. De momento prefiero la expedición científica: tomar muestras y regresar a mi pequeño laboratorio.

      Eliminar
  14. "Artificiero del instante" me parece una precisa y genial definición de ese hermoso vicio del preguntar a la luz por sus cosas. Siempre una fiesta con agradecida resaca pasear por aquí. Por lo demás, un placer contemplar ese laberinto que nos propones en el que, prestando la debida atención, se pueden escuchar sus silencios apenas desmentidos por las leves palabras susurradas por el bosque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el silencio el que nos permite escuchar: también en el oído tenemos un laberinto.

      Eliminar
  15. Me encanta la foto!!! Estas marañas vegetales son mi territorio sin duda. A veces en el bosque me encuentro con lugares que imagino mágicos, puntos de reunión de los señores del bosque por la noche, y en tu foto creo intuir uno de esos sitios. Lianas que te hacen de lazos, árboles caídos, puentes naturales para cruzar el arroyo, que maravilla refrescar los pies ahí en el verano. Estoy convencido de que mi fotografía al final se quedará exclusivamente en la fotografía de bosques que es donde todo parece posar para mi. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también frecuento el bosque y no me canso de fotografiarlo, aunque soy consciente de que hago una y otra vez las mismas fotos pero no me importa. Sin embargo me cuesta encontrar una imagen que merezca ser mostrada a los demás: es en mitad de la naturaleza donde siento que mis fotos se quedan más cortas.
      Un abrazo.

      Eliminar

Archivo del blog