martes, 10 de abril de 2012

Juego de azahar

Barrio de Santa Cruz, Sevilla



Largo el azar, mudo en el centro, donde duerme

la fragancia en la plaza, en el patio, en el interior

de la casa vedada.

Sobre el improvisado tablero, las piezas

sin embargo bien dispuestas.

El visitante, el extranjero, se detiene

y trata de deducir las reglas, la combinación,

de este juego que ha de ser algo más que un juego

de palabras. Entonces no se sabe

de dónde llega un niño

y empieza a patear, amargas,

las naranjas.



24 comentarios:

  1. Esta imagen y estas letras despiertan mis sentidos y percibo el aroma del azahar y el sabor agridulce de las piezas en el damero improvisado .
    Te recibo con ganas ya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buena estampa del barrio de Santa Cruz.

    ResponderEliminar
  3. Un juego bien establecido y con una composición admirable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esta y la de deseo transversal se merecen una pared para ellas solas.
    ¿O hay más?

    ResponderEliminar
  5. Hay donde ni se gana ni se pierde, sino todo lo contrario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. No sabremos si juegan con normas establecidas o se divierten jugando. El niño seguro que sí.
    Mientras, el azahar, perfuma el tablero.¡Qué lujo eres, kiyo!

    ResponderEliminar
  7. goooooollllll!!!!!! grtó el niño
    y finalmente, ganó

    ResponderEliminar
  8. Juegos de azahar, jugos de palabras. Pero esas naranjas urbanas son amargas. Escribe Vicent y canta Serrat:

    "Cuando abril no tiene espera
    el naranjo echa la flor.
    Y es un cuchillo traidor
    el perfume que genera.
    (...)
    Y ningún latido animal
    está a salvo de este mal
    que nada ni a nadie respeta."

    ResponderEliminar
  9. Imagino que es Barrio de Santa Cruz... me alegro de que hayas visitado Sevilla, además en unas fechas tan señaladas.

    La fotografía es magistral así como el juego de palabras en el título.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Cualquier rincón es bueno para el juego.

    Veo que has estado tiempo fuera, me alegro de tu vuelta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. agora podia dizer aquelas coisas que se dizem, lugares comuns, a vida é um jogo e nós simples peões... mas não digo,
    falo só da foto, da beleza enganadoramente simples da fotografia, 3 em linha e 1 a ver, o jogo de linhas e cores e pétalas e, do prazer que é olha-la

    abrazo

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo con Martín... habrá que hacer números, jiji...

    QUE BUENA..!!!

    Piel antigua, pisadas y patadas, néctar dulce, cruce y coincidencia, lluvia de hojas y una diagonal sin principio pero efímera, has compartido un juego complejo...

    un fuerte abrazo

    xUrdE

    ResponderEliminar
  13. Bonito juego.
    Una pena que no pueda olerse la escena...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Me llega el perfume de la flor, el jugo-juego de la naranja, sin reglas, pero con orden, porque al caerse ya cada una sabe cual es su sitio y allí espera al jugador.
    Preciosa.

    ResponderEliminar
  15. Dan ganas de que sea más veces primavera para que venga el niño a patear las naranjas.

    ResponderEliminar
  16. Saber ver para saber encontrar. un poema visual
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Amargas, Xuan. Todos los naranjos en Córdoba y Sevilla son amargos.
    Mucho de aza(ha)r tienen las fotografías.
    La patada en un niño es imprescindible.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta la aparente sencillez, que no es fácil.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. ese pequeño espacio, así representado hace pensar en simbologías oníricas.
    Y el poema deja un poso inquietante.

    ResponderEliminar
  20. ¿Cómo es que aun siendo yo seguidor de este blog, lo tenía medio olvidado?
    Excelente foto, como muchas de las que veo por aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Archivo del blog